Tele canaria, una chapuza con (ir)responsables

La elección del Consejo Rector de la RTVC se ha convertido en una auténtica chapuza. Por el estrecho partidismo de algunas formaciones y dirigentes políticos, una Ley muy interesante, que emula en el ámbito de Canarias a la que logró con Zapatero la mejor televisión pública estatal, la más plural e independiente, puede estallarse como una pita antes de comenzar a gatear.

El espíritu de la Ley ha sido claramente violado por la mayoría de las fuerzas parlamentarias de Canarias. En el texto se apuesta por un equipo profesional, muy cualificado, con acreditada experiencia, para abordar las grandes tareas que corresponden al nuevo organismo. Y, en ningún momento, se señala que este responda a cuotas partidarias.

Sin embargo, los tres partidos con presencia en la Mesa del Parlamento se repartieron los cinco miembros del Consejo. Algo que resulta más grave aún cuando saben perfectamente que dentro de apenas tres meses, tras las elecciones de mayo, cambiará bastante la conformación del Parlamento y si entonces se aplicara su más que discutible reparto, este sería bien distinto al que hoy pretenden establecer.

Es decir, le imponen al Parlamento del inmediato futuro un órgano que, en el mejor de los casos, responde a la Cámara que agoniza.

Formación

Además, a ello se suma la falta de idoneidad para ejercer semejante responsabilidad por parte de algunos de los candidatos propuestos. Más que evidente en uno de los nominados por el PP, que carece por completo de formación y cuyo currículo y su propio examen ante los diputados produce, como decía la periodista Daida Rodríguez en Canarias7, auténtica vergüenza.

Los mayores méritos del candidato son, por lo que contó sin inmutarse, pinchar música en los 40 Principales, haber asistido como informador a algunas carreras automovilísticas como el Dakar y, sobre todo, ser durante muchos años un fiel escudero del ministro Soria. Su mediocre, infantil y trastabillada exposición, impropia de un alumno de la ESO, merecía un suspenso sin paliativos. Salvo para los diputados del PP y de CC.

Por eso, la vergüenza se extiende también a varios de los diputados examinadores, que no cumplieron con su misión, y que se limitaron a cumplir con las consignas de sus formaciones políticas, a aplaudir acríticamente y a defender lo indefendible.

Parece que estos parlamentarios lanzaran un nada sutil mensaje a la sociedad canaria y, especialmente, a sus jóvenes: no estudien, no se formen, no reúnan las condiciones para dirigir este o aquel proyecto, apúntense a un partido de poder y todo resuelto.

Democracia

Con semejante chapuza se ha hecho un grave daño a la Ley de RTVC. Se pone en cuestión su más trascendental órgano. Y, asimismo, se daña a la democracia y al propio Parlamento, con una fantochada que no se merecen algunos de los aspirantes, que sí reúnen condiciones para dirigir la RTVC, ni la sociedad canaria que con sus impuestos paga la radio televisión pública.

———Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s