Encuestas y reforma constitucional

Las nuevas encuestas publicadas estos días, realizadas por distintos institutos demoscópicos, siguen planteando significativas diferencias sobre el orden de los que serían más votados en estos momentos si se celebraron unas hipotéticas elecciones generales. Para unos, el PSOE. Para otros, Podemos. Las diferencias son abismales.

Según Metroscopia, para el diario El País, el PSOE tendría una estimación de voto del 27%, dos puntos por encima de Podemos (25%) y con un PP que se hunde (20%). Mientras que Sigma Dos (para el periódico El Mundo) coloca a los de Iglesias primero (29,1%), por delante de los de Rajoy (28,3%) y los de Sánchez (19,6%).

Entre un sondeo y otro, PP y PSOE llegan a tener diferencias que superan los ocho puntos; Podemos, sin embargo, se diferencia en sólo cuatro. Son lógicamente menores las distancias entre los otros dos aspirantes, IU (5,6% en Metroscopia, 4,8% en Sigma Dos) y UPyD (4,8% y 4,4%).

 

METROSCOPIA SIGMA DOS
PSOE 27,7% 19,6%
PP 20% 26,5%
PODEMOS 25% 29,1%

Lo que sí puede concluirse, pese a proyecciones electorales tan diferenciadas, es que parece consolidarse el novedoso modelo tripartidista, inédito en la democracia española; y tras décadas de bipartidismo y alternancia entre PSOE y PP.

Entendimiento

De mantenerse la actual tendencia, y al margen de quién se coloque primero en ese singular podio, se haría imprescindible el entendimiento de dos de esos tres partidos para establecer un Gobierno estable, con un amplio apoyo parlamentario. Lo que parece entrañar enormes dificultades.

Las encuestas se daban a conocer en el fin de semana en que se conmemora el trigésimo sexto aniversario de la Constitución. Y en un momento en que se debate sobre la conveniencia o no de su reforma. El PP sigue cerrado en banda, negándose a entrar en un diálogo sobre esa posibilidad. El PSOE parece dispuesto a impulsarla, al igual que Podemos o IU, aunque hay diferencias en los respectivos contenidos que pretenden incorporar a la misma.

Considero que es un buen momento para afrontar una necesaria actualización de la Carta Magna. Y que los conservadores se equivocan al negarse a una revisión y actualización que, casi cuarenta años después de su aprobación, permitiría adaptarla a las nuevas realidades y fortalecerla ganando en legitimidad y apoyo ciudadano.

Mayorías

Pero no va a ser sencilla esa reforma. Se necesitan mayorías muy amplias para iniciar el proceso y para, en su momento, culminarlo. En el caso de las cámaras de dos tercios de sus integrantes. Eso supondría, en el caso del Congreso de los Diputados, del imprescindible apoyo de, al menos, 210 escaños de los 350 que lo conforman. Algo que es imposible de alcanzar con la composición actual y la aplastante mayoría absoluta del PP, pero que tampoco está, ni mucho menos, garantizado en las Cortes que salgan de las futuras elecciones generales.

Por último, a los que nos sentimos republicanos (ya los que no) no debe pasarnos desapercibido un dato de la encuesta de Metroscopia: la elevada valoración de Felipe VI. Lo aprueba un 67% de la muestra y los desaprueba un 24%, con un diferencial positivo de 43 puntos, frente a la valoración negativa de todos los líderes políticos. Al final, resultaría paradójico que la Monarquía pueda resultar la gran beneficiada de los tiempos y los vientos de cambio.

——–Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s