Lo que dirán las encuestas

En septiembre-octubre las encuestas pueden aclarar algunas incógnitas y confirmar o no algunas tendencias electorales. Con menos ‘ruido’ y menos ‘contaminación’ que en las oleadas de junio y de julio.

Los estudios sociológicos serán más fiables que los de este verano, influidos por las elecciones europeas de mayo y la muy humana tentación de apuntarse a los vencedores; y, asimismo, condicionados por las primarias socialistas y la elección de Pedro Sánchez, que elevaron la moral en sus filas y dieron un significativo subidón en los sondeos; efímero o no, ya se verá.

En un momento en que nos encontraremos apenas a ocho meses de las elecciones autonómicas y locales de mayo de 2015 -sin que todavía sepamos la fecha de las generales-, entre los aspectos que comenzaremos a poder vislumbrar por las encuestas destaco los siguientes:

  • ¿Inicia su recuperación el PP, tras todo lo perdido desde las elecciones generales del 20-N de 2011? ¿Mantiene su diferencia con los socialistas o estos le acortan terreno? ¿Obtiene suficientes apoyos para un Gobierno en solitario o con la colaboración de fuerzas afines? ¿Se acerca el bipartidismo (PP más PSOE) al 65% en intención de voto?
  • ¿La llegada de Pedro Sánchez a la secretaría general del PSOE sutura la herida y acaba con la sangría de votos de la era Rubalcaba, solo aminorada por Andalucía? ¿Vuelven a crecer los apoyos ciudadanos a la socialdemocracia española? ¿Se despega como referente en el marco, hoy más plural que nunca, de la izquierda?
  • ¿Se frena o no el crecimiento de Podemos, la gran sorpresa de los comicios del 25 de Mayo? ¿Se cumplirán sus temores, expresados en el preborrador de ponencia política, de que los cambios en el PSOE permitan a este “recuperar parte del espacio perdido y estrechar así las opciones para una fuerza de ruptura democrática”?
  • ¿Se cierra la hemorragia en el partido de Cayo Lara que vienen señalando todos los sondeos en los últimos meses?
  • ¿Se recupera UPyD del varapalo electoral que le han causado la irrupción de Ciudadanos en el ámbito estatal y de la formación de Pablo Iglesias?
  • ¿Cómo afecta a CiU el escándalo Pujol? ¿Será ERC la única beneficiada de un posible retroceso de los de Artur Mas? ¿Hace daño al conjunto de las organizaciones soberanistas catalanas?
  • ¿Continúa la hegemonía del PNV y las excelentes perspectivas de Bildu en el País Vasco? ¿Y el crecimiento del vasquismo en el complejo panorama político de Navarra?
  • ¿Se cumplen los temores conservadores de un significativo derrumbe en Madrid y en la Comunidad de Valencia? ¿Y, asimismo, la previsible factura electoral que pagarán en Canarias por su apoyo entusiasta a las prospecciones petrolíferas?
  • Doy, por último, mis particulares previsiones: el PSOE crecerá ligeramente y se situará a 3-5 puntos del PP, que seguirá como primera fuerza en votos y en escaños. Podemos se estabilizará en el 12-14% de intención de voto. IU se quedará en torno al 5%. Y el conjunto de la izquierda estatalista (PSOE, Podemos e IU) rondará el 45-48%, insuficiente para superar de manera clara a los conservadores en número de diputados, al margen de las grandes dificultades de entendimiento que preveo en las relaciones entre las fuerzas que forman parte del espacio progresista.

——-Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Anuncios

40%, una norma contra las izquierdas

La idea del PP de conceder (se) la mayoría absoluta a las formaciones que superen el 40% de los votos en las elecciones municipales, junto a su canto al bipartidismo, constituye una normativa contra las izquierdas; y, asimismo, la contratación de un seguro de vida para intentar mantenerse en el poder en muchos municipios, especialmente en las grandes ciudades. Pensando en las locales y, también, en las consecuencias devastadoras de un mal resultado sobre las generales.

El PP plantea esa decisión de cambio en el actual sistema de elección de corregidores como fórmula para evitar la pérdida de numerosas alcaldías en las elecciones del 24 de mayo de 2015. Son conscientes de que, aunque seguirán siendo primera fuerza en muchos lugares, van a retroceder en votos y en número de concejales. Que perderán algunas de las mayorías absolutas que ahora sostienen a sus alcaldes. Que eso puede tener efectos demoledores en Madrid o en la Comunidad de Valencia, entre otras. Que ni siquiera con la nueva norma podrán salvar los muebles en distintos lugares.

Por ahora, solo apoyan esa medida PP, Foro y un destacado líder de Coalición Canaria (CC), el alcalde de Puerto del Rosario y vicepresidente de la Federación Canaria de Municipios (FECAM), Marcial Morales. Su partido dice que se pronunciará sobre este asunto en septiembre, lo que no deja de ser preocupante. Es posible que algunos, tras haber hecho los correspondientes cálculos electorales, vean peligrar alcaldías como las de La Laguna o Puerto del Rosario. Es previsible que UPN también se pronuncie a favor.

Los conservadores saben también de sus enormes dificultades para establecer alianzas en caso de vencer pero no disponer de mayoría absoluta. Las han roto hace tiempo con los nacionalistas catalanes y vascos. Y temen que, en el resto del Estado, se establezcan mayorías en las corporaciones locales mediante pactos entre el PSOE, IU y Podemos (o los Ganemos que surjan y consigan representación), a los que se podrían sumar fuerzas nacionalistas de izquierda en distintas comunidades; con complejidad mucho mayor, por el peso del soberanismo, en los casos de Euskadi y Cataluña.

Cierto es que la propuesta tiene curiosos efectos colaterales. De mantenerse su crecimiento electoral como demostraron en las recientes europeas, la reforma Rajoy beneficiaría a formaciones como Bildu, en Euskadi y en Navarra, o ERC, en Cataluña, que incrementarían su número de alcaldías, sin que pactos entre otras organizaciones pudieran evitar que se hicieran con el bastón de mando.

 

Práctica

Contrasta la rajoyana idea con la práctica del PP. En Canarias, por ejemplo, PP y PSOE dejaron sin alcaldías a CC en la mayoría de los municipios de la isla de La Palma, pese al claro triunfo de los nacionalistas. Y en grandes ciudades, como Telde, los de Rajoy no dudaron en pactar con CC y CIUCA, y ahora con dos tránsfugas, para desalojar a Nueva Canarias, que había ganado los comicios en ese municipio de Gran Canaria.

El PP quiere adoptar esa medida a sabiendas de que la dispersión de la izquierda, hasta hace unos meses entre PSOE, IU y los nacionalismos de izquierda, oferta a la que ahora se ha sumado Podemos, dificulta mucho que alguna de ellas llegue al 40%; los del PP serían si no los únicos, los más beneficiados con enorme diferencia.

Parece, además, que los conservadores dan por sentado que será fácil el entendimiento y que se alcancen pactos de gobernabilidad entre las izquierdas en los municipios, como los inaugurados por PSOE y PCE en el año 79. Asunto que, escuchando declaraciones y viendo las fronteras que muchos establecen, está por ver. Al margen de que es más sencillo, y ofrece menos problemas, un bipartito que un tripartito. O un cuatripartito, véanse las encuestas sobre la ciudad de Barcelona.

Contra el cambio

No es, como algunos fácilmente se han lanzado a pregonar de manera simplista y escasamente argumentada, una ley contra Podemos, sino contra el conjunto de las izquierdas y, especialmente, contra las posibilidades reales de cambio en los ayuntamientos, que pasan en la mayoría de ellos por el establecimiento de gobiernos de coalición entre todas las fuerzas progresistas, fraccionadas electoralmente frente a la mayor unidad de la derecha.

Hay que ser claros. Salvo contadas excepciones, ni PSOE (el que más posibilidades tiene, al menos por ahora), ni Podemos, ni IU por sí solos pueden derrotar a la derecha, que cuenta con la gran ventaja de presentarse unitariamente en el PP; en algunos casos ni siquiera con alianzas postelectorales podrán alcanzar ese objetivo.

Por otra parte, los que afirman que al PSOE ni agua supongo que están dando por sentado que dejarán que el PP gobierne la mayoría de ayuntamientos españoles. Incluso sin cambio en la fórmula de elección de alcaldes.

Junto a su intento de evitar gobiernos municipales de izquierdas o progresistas, la modificación del sistema de elección de alcaldes, que se pretende llevar a cabo sin el menor consenso, es, en última instancia, un atentado contra la democracia. No les basta con las indudables ventajas que la ley D´Hondt da a los grandes partidos.  Ahora se sacan una ley contra la plasmación de legítimas alianzas que conformen gobiernos sobre la base de un programa común apoyado por la mayoría de los concejales. Rebajan profundamente la calidad democrática. Más, mucho más allá del 40%.

————–

* Con el 40% de los votos es muy difícil conseguir una mayoría absoluta, aunque no imposible dependiendo de los resultados de los otros. Así en el municipio catalán de Berga, CiU tiene mayoría absoluta (9 concejales), con el 40,2% de los votos, frente a los ocho con que cuenta la oposición (PSC, 4; CUP, 3; y PP, 1).

———Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

 

Las encuestas siempre se equivocan

Las encuestas electorales siempre se equivocan. Eso afirman algunos. Aunque, a veces, se acercan al resultado final con mayor o menor precisión. Además, producen reacciones viscerales, de aplauso o de rechazo, según cómo reflejen la situación del partido con el que se simpatiza: si sale bien parado, “se confirma que va en la dirección correcta y creciendo como la espuma”; si sale mal, “demuestra la manipulación del enemigo asustado ante su imparable avance”.

En apenas veinte días hemos visto publicados tres sondeos. Ordenados cronológicamente en función del desarrollo de su recogida de datos: CIS (1-9 de julio), Celeste-Tel para eldiario.es (18-24 de julio) y Metroscopia para El País (todo junio y julio, semanalmente). Con algunos acontecimientos relevantes en el camino, especialmente las primarias y el nombramiento de Pedro Sánchez como secretario general de los socialistas, en lo que supone un cambio generacional aunque no necesariamente una ruptura con el aparato dominante en la organización.

Las dos primeras encuestas (CIS y Celeste) muestran una clara victoria de los conservadores, con casi nueve puntos de distancia sobre el PSOE, lo que situaría al PP en las mejores condiciones para intentar repetir al frente del Gobierno. Cierto es que la de Celeste apunta ya una leve recuperación socialista, de casi un punto. Y un aumento de la participación en las urnas.

La tercera, la publicada este domingo por El País, va mucho más allá y pronostica un acercamiento de los de Sánchez a los de Rajoy, colocándose a menos de un punto (31,7% frente a 32,3%) y confirmando que los aires de cambio han dado alas a los socialistas, elevando la motivación de sus votantes. ¿Producto del ruido mediático del mes de julio? ¿De las páginas de prensa, de las horas de radio y televisión dedicadas al nuevo líder del PSOE? Puede ser. Lo confirmarán o desmentirán los sondeos de septiembre y octubre.

 

  CIS (1-9 DE JULIO) CELESTE TEL (18-24 JULIO) METROSCOPIA (JUNIO/JULIO SEMANALMENTE)
PP 30% 33,8% 32,3%
PSOE 21,2% 24,1% 31,7%
PODEMOS 15,3% 13,7% 10,7%
IU 8,2% 5,0% 4,9%
UPYD 5,9% 4,7% 3,3%

Cómo puede observarse en la tabla, el PP resiste, mientras que IU y UPYD languidecen, afectados por los nuevos fenómenos electorales, tanto la aparición de Podemos (*), determinante en el caso de los de Cayo Lara, como la mucho menos significante de Ciudadanos, más influyente para el presente y futuro de los de Rosa Díez.

El espacio de izquierdas, con todas las comillas que quieran ponerle, el que integran en el ámbito estatal PSOE, Podemos e IU, obtiene conjuntamente un 44,7% en la encuesta del CIS, un 42,8% en al de Celeste Tel y un 47,3% en la de Metroscopia.

Y aquí se produce un cambio sustancial, con los datos de los dos primeros sondeos, el PP sería la fuerza con más escaños, rozando los 150, y cincuenta por delante del PSOE; además, PSOE, Podemos e IU no alcanzarían esa cifra de los populares. Con el de Metroscopia, no sólo el PSOE se acercaría a una posible victoria sino que la izquierda vencería claramente en votos (quince puntos de diferencia) al PP y, también, en escaños. Que eso se traslade a la conformación de un Gobierno progresista o no, así como a un entendimiento entre los tres proyectos en disputa, no está nada claro. Pero es el panorama más esperanzador en los sondeos para los progresistas en los últimos años.

—————-

(*) En anteriores análisis señalaba la procedencia del voto de Podemos y como se nutre de manera importante de IU (27,8%), seguido por votantes del PSOE (16,9%), UPyD (16,1%) y otros (14,8%), así como CiU (3,8%) y PP (3,3%). Pero hay un dato que considero personalmente fundamental, por defender la participación en las urnas y por entender que éstas deben reflejar lo mejor posible el sentir ciudadano: ese casi 40% que procede del voto nulo en anteriores comicios, de la abstención y del voto en blanco.

———–Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

 

 

Fútbol sin chimpunes

Ahora que llevamos varias semanas escuchando escandalosas cifras de fichajes futbolísticos -40, 60, 85 o 90 millones de euros-, una carta me lleva a otra realidad bien diferente. A través de Ayuda en Acción tengo apadrinado a un niño en Perú. Tiene 12 años y reside en Puno, al sureste del país. Acabo de recibir una misiva suya en la que tras contarme cómo le va en el colegio me muestra su gran alegría por el regalo que le hicieron recientemente, un perro llamado Duqui.

Como tantos niños del mundo disfruta jugando al fútbol y lo practica cada vez que puede, participando incluso en algún campeonato escolar. Tal vez intentando seguir la estela de grandes jugadores de su tierra como el cholo Sotil o Teófilo Cubillas. Pero señala, con su hermosa y clara letra, lo hace “sin chimpunes”, por las dificultades económicas de sus padres. 

Tuve que buscar el significado de la palabra, aunque me imaginaba el resultado: botas de fútbol. Algunos apuntan a que su origen se encuentra en una particular castellanización de Champion, una marca de botas muy popular hace algunas décadas. En Uruguay les llamaron championes y en Perú chimpunes.

Knife y naife

Me recordó como en el español de Canarias convertimos el Knife en naife, el popular cuchillo canario de nuestra gente del campo; o las papas king Edward en las quineguas y las out of date (fuera de temporada) en las autodate.

Las dificultades para conseguir unos chimpunes no son, por supuesto, la principal preocupación de los niños y niñas de Puno, pero sirven para acercarnos a cuáles son sus circunstancias cotidianas. La directora de Ayuda en Acción en Perú, Carmen Parrado, recuerda que en la zona perviven elevados niveles de exclusión social y económica.

Asegurando que los esfuerzos de la ONG se han centrado “en el empoderamiento y mayor visualización de las mujeres para el ejercicio de otros roles en el campo social, político y económico; así como en el empoderamiento de niños y niñas para el reconocimiento y ejercicio de sus derechos a la salud, a la educación, a la alimentación y a la participación ciudadana”. Una de las líneas de actuación es la de satisfacer las necesidades básicas de la población, tanto educativas como sanitarias, así como el acceso al agua y a la energía eléctrica.

Pobreza

La situación de la infancia no es fácil en casi ningún lugar del mundo. No sólo pasan por enormes carencias en los países empobrecidos del planeta, también en los desarrollados (como en la España que, según el Gobierno, sale de la crisis viento en popa a toda vela) hemos visto como aumentaba la pobreza infantil y los comedores escolares, durante el curso e incluso en verano, se convertían en la salvación para un número importante de niños y niñas de familias desempleadas o con salarios de miseria que no pueden garantizar su alimentación.

Los menores sufren, asimismo, las consecuencias de los conflictos bélicos, como una vez más hemos comprobado con la brutal agresión del militarizado Estado de Israel a Gaza, con centenares de víctimas mortales infantiles, ante la pasividad o la abierta complicidad de la comunidad internacional.

Cualquier esfuerzo que se haga para cambiar la actual situación es poco. Y sé que no basta con ayudas puntuales, con el ejercicio de la solidaridad, por valiosa que sea. Sin un cambio profundo y global en las políticas económicas, sin un nuevo modelo de relaciones internacionales para que éstas no estén basadas en el expolio y la explotación del Sur por parte del Norte, millones de niños y niñas seguirán sin colegio, sin sanidad, sin agua potable, sin vivienda, sin esperanza.

Y, como mi pequeño peruano, sin chimpunes con los que poder emular a Messi.

——-Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Para más información sobre la tarea que desarrolla Ayuda en Acción: http://www.ayudaenaccion.org/

Daniel Viglietti: ‘Gurisito’

https://www.youtube.com/watch?v=5cWLzvNIF1Q

 

CIS y Celeste Tel, parecidos y diferencias

En menos de dos semanas han salido a la luz dos encuestas que tienen en común la significativa distancia del PP, primera fuerza en intención de voto, con la segunda, el PSOE, en torno a 9 puntos porcentuales. Lo que le daría una cómoda victoria a los conservadores. No llegarían a la mayoría absoluta, pero se acercarían mucho a los 150 escaños en unas hipotéticas elecciones generales.

Aunque hemos conocido este lunes 4 de agosto la del Centro de Investigaciones Sociológicas, la encuesta fue realizada entre el 1 y el 9 de julio, mientras que la de Celeste-Tel para eldiario.es se hizo posteriormente, entre el 18 y el 24 de julio, aunque fue dada a conocer primero. 

Es decir, la del CIS se llevó a cabo antes de la elección de Pedro Sánchez como secretario general del PSOE y la recogida de datos del instituto demoscópico valenciano se inició inmediatamente después de la misma, el 13 de julio, y se cerró poco antes del Congreso en que fue ratificado el nuevo líder socialista.

En los dos casos, como decía, es muy amplia la ventaja del PP sobre el PSOE. En una, la de Celeste-Tel, rozando los conservadores el 34% y en la del CIS con un 30%. Pero en ambas muy distanciados del PSOE, 24,1% (Celeste) y 21,2% (CIS).

Espacio opositor

Las diferencias estriban en cómo queda distribuido el espacio opositor y, especialmente el que se reclama de izquierdas o, al menos, progresista. Así, en la del CIS Podemos se acerca a seis puntos del PSOE, mientras que en la de Celeste los de Sánchez superan a los de Iglesias en más de diez puntos. Asimismo, en la del CIS resiste mejor IU (8,2%) que en la de Celeste Tel (5,0%).

La suma de PSOE, Podemos e IU supone un 44,7% en la encuesta del CIS y un 42,8% en la de Celeste-Tel. En todo caso insuficiente para superar con claridad al PP, por los costos que supone la fragmentación del voto en tres opciones y por la abierta distancia del PP con la mejor colocada de ellas. Sólo Celeste-Tel atribuye escaños en su encuesta: PP (143/151), PSOE (90/94), Podemos (32/37) e IU (11/15).

Podemos e IU suman un 18,7% de intención de voto en la de Celeste y llegan hasta un 23,5% en la del CIS. Por cierto, un dato sociológico muy relevante, Podemos es, según señala Infolibre analizando los datos del CIS;  “la primera fuerza en intención directa de voto en el grupo de “empresarios, altos funcionarios y ejecutivos” y entre las personas de “clase media-alta”. En efecto, en ese grupo (empresarios con asalariados, altos funcionarios o altos ejecutivos y profesionales por cuanta propia) es del 17,7% la intención de voto directo a Podemos, la misma que al PP, frente a un 7,3% a ERC, un 5,2% a UPyD, un 4,2% al PSOE y, lo dejan claro, un 0% a IU.

Ya lo había comentado en mi análisis postelectoral de las europeas, por sus excelentes resultados en barrios de clase media y media-alta de Las Palmas de Gran Canaria. Estaríamos ante la paradoja de un partido donde sus dirigentes están ubicados muy a la izquierda de buena parte de sus votantes. Y ante una circunstancia que confirmaría que IU y Podemos no suman necesariamente.

Otro dato de interés es la procedencia del votante. En el caso de la nueva formación política, del 11,9% de voto directo a Podemos que le augura el CIS, la mayoría procede de gente que votó a IU en las generales de 2011 (27,8%) y del voto nulo (22,2%), seguido por votantes del PSOE (16,9%), UPyD (16,1%) y otros (14,8%), así como CiU (3,8%) y PP (3,3%).

Los próximos sondeos podrán despejar incógnitas sobre el alcance electoral de Podemos, la recuperación o no del PSOE tras los cambios en la secretaría general y en la dirección del partido o si IU lograr frenar su profundo retroceso de los últimos meses. Y, asimismo, si el PP sigue al frente de la electoral clasificación y, en ese caso, cuál es la distancia con el resto de fuerzas políticas.

 

  CIS (1-9 JULIO) CELESTE-TEL (18-24 JULIO)
PP 30% 33,8%
PSOE 21,2% 24,1%
PODEMOS 15,3% 13,7%
IU 8,2% 5,0%
UPYD 5,9% 4,7%
CIUDADANOS 0,9% 3,7%

 

——–Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Band of Horses: ‘The Funeral’

https://www.youtube.com/watch?v=-dF4dG86t7g

‘¿Y si te toca?’

Somos muy vulnerables. En cualquier momento nuestra vida puede dar un dramático giro y perder el empleo, la casa y la capacidad para vivir de forma autónoma. Observamos por la tele los conflictos bélicos y los desastres naturales en otras zonas del mundo y, como dice Silvio, ‘…que fácil es protestar por la bomba que cayó/a mil kilómetros del ropero y del refrigerador’. Y, de repente, nos convertimos en involuntarios protagonistas.

Kurt Wallander, el entrañable policía de la serie de Henning Mankell, dijo en una ocasión respecto a los mirones que se reúnen alrededor de la escena de un crimen: “Yo creo que más bien los atrae el saberse en las cercanías de la crueldad, con la tranquilidad de que no es uno mismo el afectado, claro”. En la misma línea de análisis sobre como vivimos la violencia y sus consecuencias, Teun Adrianus van Dijk, profesor de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, señala que las diferentes formas  de negatividad pueden contemplarse como expresiones de nuestros propios temores “y el hecho de que las sufran otros proporciona tanto alivio como tensión a causa de esa especie de participación delegada en los demás”.

Pero no voy a hablarles aquí de la violencia. O sí, ¿o no forma parte de ella la condena al desempleo, al empobrecimiento o a la exclusión social? ¿O no está muy vinculada con la misma las crecientes restricciones en el derecho a la Educación o a la Sanidad –en esta última llegando incluso a la exclusión de colectivos enteros-, los desahucios de viviendas o la voladura poco controlada de la Ley de la Dependencia?

Tengo la impresión de que ese distanciamiento que Wallander/Mankell y Teun van Dijk plantean respecto a la violencia se reproduce en otros muchos temas de la vida cotidiana.

¿Cuál es nuestra mirada ante esa realidad, ante esos hechos, más allá de la constatación estadística? Considero que se dan distintas miradas. Está la del desprecio, la de los que cuando ven a alguien margullando en un contenedor de basura entienden que se lo ha ganado a pulso, que es un fracasado o un parásito social; de la misma manera que algún obispo entiende, y lo afirma públicamente, que las mujeres maltratadas o los menores violados por adultos “se lo han buscado”, han “provocado” la situación, confundiendo interesadamente a víctimas y verdugos.

Solidaridad

Claro que frente al egoísmo y el desprecio a los ‘caídos’ se encuentra también la mucho más bella mirada solidaria, la de los que intentan ponerse en el lugar del que sufre, la de los que desde el plano individual o participando en organizaciones sociales muy diversas intentan paliar la situación de las personas que, por distintas circunstancias, han perdido todo o casi todo.

También, por supuesto, desde el ámbito de la política, que no se trata solo de aliviar y de cubrir las urgencias de hoy, imprescindible sin duda, sino al mismo tiempo de edificar un mañana más justo e igualitario. Lejos de la realidad actual de empobrecimiento creciente que no afecta sólo a los desempleados: más del 20% de los cerca de 13 millones de personas que se encuentran en España en riesgo de pobreza o exclusión social tiene trabajo.

Claro que todo se percibe de forma más nítida cuando los problemas afectan a gente muy cercana. Lo he vivido recientemente con una persona con la que mantengo relación desde que estudiamos el Bachillerato en la entonces Universidad Laboral de Las  Palmas. Un profesional competente que, con las lógicas dificultades de estos tiempos convulsos, lograba sacar adelante a su familia con su modesto sueldo. El pasado mes de mayo su empresa le comunicó que se veía obligada a bajarle su salario en un 35%, colocándolo de la noche a la mañana por debajo del mileurismo.

Angustia

Tiene, como yo, más de 50 años, y es consciente de las enormes dificultades que a esa edad se encuentran para recolocarse profesionalmente, máxime en una sociedad como la canaria, con un 33% de desempleo. Y vive con angustia cómo poder abordar el pago de los libros de texto y el material escolar de sus dos hijos (que se llevan más de la mitad de su nuevo salario), la hipoteca del día primero de cada mes o el IBI de este mes de noviembre, sin que ello implique que los suyos dejen de comer. Ha buscado la solidaridad de los más cercanos en familia y amigos, pero sabe que es sólo un parche, que así salva una bola de partido pero que mañana llegarán, inevitablemente, otras.

“Ahora”, me dice, “cuando observo a alguien buscando comida en los contenedores de basura del supermercado cercano a mi casa, ya no lo veo como algo lejano. Por primera vez he comprendido que puedo ser yo el próximo, como puedo ser el próximo en dejar de sufragar la hipoteca y verme en la puerta de la calle de una casa que llevo quince años pagando puntualmente”.

¿Y si te toca?

—————–

Recupero este artículo del verano de 2013. Más de un año después, pese a los cantos de sirena de recuperación por parte del Gobierno, seguimos siendo muy vulnerables y se repiten historias reales como las que aquí relato. 

——————Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Robbie Williams: ‘Mack The Knife’

http://www.youtube.com/watch?v=XpkCazstUhM

Y en la versión de Louis Armstrong

http://www.youtube.com/watch?v=S-lHrDPjGfQ