¿Fallaron las encuestas?

La primera y rápida respuesta es sí. Estrepitosamente, si lo prefieren. Predijeron una menor participación de la que finalmente hubo. No pronosticaron semejante derrumbe de PP y PSOE y, tampoco, la más que espectacular irrupción de Podemos. Infravaloraron claramente a las izquierdas y a los nacionalismos. Pero dicho esto, entremos en algunos matices.

Respecto a la abstención, con pronósticos que oscilaban entre en 55% y el 58%, al final se quedó en un 54,16%: y en ello fue determinante el tirón de Cataluña y Euskadi. En Cataluña se pasa del 63,06% de abstención en 2009 al 52,37%, casi once puntos menos. En el País Vasco la reducción es de más de tres puntos. Andalucía también incrementa en un punto la participación.

Por otra parte, ningún instituto demoscópico captó el volumen del retroceso, del singular reflujo de PP y PSOE. Diecisiete escaños menos. 33 puntos porcentuales de bajada. Cinco millones de votos extraviados en el camino. Y que no se volatilizaron. Algunos irían a la abstención o al voto nulo o en blanco, pero la mayoría se fueron a otras fuerzas: UPyD y Ciudadanos, por una banda, muy poco hacia IU y mucho hacia Podemos, en la otra.

IU con seis se mantiene en lo que pronosticaban todos los sondeos (5-7): la coalición de izquierdas no parece verse muy beneficiada por el tsunami hemorrágico del PP y el PSOE; no constituye un foco de atracción prioritario para los diversos indignados. En cambio, sí lo hacen UPyD, cuatro, uno más del que le pronosticaban las encuestas, Ciudadanos, dos, cuando la mayoría le daba uno, y Podemos, cinco, que oscilaba en la orquilla 1-2 en los sondeos de la semana anterior a los comicios. Todos ellos recibieron, en mayor o menor medida, votos procedentes de socialistas y conservadores. Da la impresión de que algo se movió en esta campaña electoral. Y que el hastío frente a las políticas de recortes fraguó, a última hora, en un ejemplar castigo a PP y PSOE y en un apoyo a los que no son directos responsables del actual desaguisado y, de manera especial, a los que se oponen claramente a la Troika y a las políticas austericidas.

Y eso era difícil de vislumbrar (¿alguno de ustedes lo hizo?) hasta para los más avezados sociólogos. Advierto que medir fenómenos como la irrupción del colectivo de Iglesias en una encuesta a 1.200 personas es tarea difícil, cuando no imposible.

Respecto a los nacionalismos, los otros grandes triunfadores del 25M, hay que resaltar el éxito de la candidatura de ERC (La Izquierda por el Derecho a Decidir), primera en votos en Cataluña (23,67%), convirtiéndose en la fuerza de izquierdas con más apoyos en una Comunidad, y logrando más de 629.000 votos en el conjunto del Estado. Su socio conservador, CiU, resiste muy bien, con casi el 22% de los sufragios en Cataluña. Todo ello con un significativo incremento de la participación con relación a 2009.

El soberanismo catalán, pese a los furibundos ataques que recibe, goza de muy buena salud. La mitad de los sondeos acertaron los tres escaños de CEU, la coalición en que iba CiU; igual le sucedió a la de ERC.

Con relación a Euskadi, en la que también se redujo la abstención, varias de las encuestas infravaloraron a Bildu, cosa que me resulta muy difícil de entender conociendo la estabilidad de sus apoyos, como ya manifesté en anteriores artículos. Logró el 23,35% de los votos en Euskadi por detrás del PNV (27,45%, que formó parte de CEU), y es segunda fuerza también en Navarra (20,1%), consolidando un escaño con el apoyo del BNG.

Con Primavera Europea (Compromís-Equo-Chunta) acertaron todos los sondeos, que le otorgaban la posibilidad de un escaño, salvo el CIS que les dejaba fuera del Parlamento europeo. Y, por último, con VOX, Movimiento Red de Elpidio Silva o Partido X de Falciani, atinaron plenamente en su imposibilidad de obtener billete para Estrasburgo, aunque los de Vidal Quadras se quedaron muy cerca del objetivo. Por cierto, la eclosión de estos partidos (junto a los elevados apoyos a PACMA y a Escaños en Blanco), con cientos de miles de votos, pero sin escaño, hace que el voto sin representación aumente de 559.962 en 2009 (3,59% del total) a más de un millón de papeletas en estos comicios de 2014 (6,6%).

Ahora sería de gran interés un sondeo post electoral para analizar elementos como el voto joven, las transferencias de votos entre partidos, la estratificación de los sufragios por grupos de edad, la especificidad del voto urbano o del de los diferentes grupos laborales y situaciones económicas.

¿Fallaron las encuestas?

¿O ganaron los ciudadanos y las ciudadanas, causando una enorme grieta en el muro, todavía en pie, de los partidos responsables de las políticas anti personas?

———Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

 

 

 

 

 

25-M: avances y retrocesos

Las elecciones europeas han supuesto en Canarias un evidente retroceso, cuando no un doloroso partigazo, para los tres grandes partidos (PP, PSOE y CC). El aparentemente más ‘suave’ el de CC, de tres puntos respecto a 2009. Mucho mayor el del PP (17 puntos menos que en los anteriores comicios europeos), pese a la metafórica quitada de camisa cuasi ronalda de José Manuel Soria, con su desatada euforia en la noche electoral festejando la gran victoria. Y, también, partigazo del PSOE, con casi 14 puntos de bajada. Por el contrario, IU y Podemos logran resultados muy positivos, especialmente esta última que sin apenas organización en el Archipiélago se pone en cuarto lugar en estas europeas y medio punto por delante de los de Cayo Lara.

La gobernante CC tiene que encontrarse muy preocupada, sobre todo por los pésimos resultados en Tenerife, nueve puntos menos que en 2009. Ejemplificados en Santa Cruz de Tenerife y en La Laguna, ciudades en la que queda relegada hasta el quinto lugar en votos con PP, PSOE, IU y Podemos por delante. Y, en general, por su retroceso claro en el conjunto de las islas occidentales, con la excepción de El Hierro, lo que habrá hecho saltar todas las alarmas. El varapalo sufrido junto a las conspiranoias organizadas en la pelea de sucesión por la candidatura a la Presidencia en 2015 no auguran nada bueno para CC. Aunque los resultados dejan tocado a alguno de los presuntos aspirantes.

El PP tampoco debe andar tirando voladores. En Gran Canaria y Las Palmas de Gran Canaria, sus históricos grandes graneros de votos, sufre un retroceso espectacular. En la capital grancanaria pierde el 43% de los sufragios en relación con 2009 y se queda por debajo del 25%%. En Telde también es fuertemente castigado por las urnas. Una proyección realizada a unas generales por el diario El País, a la que hay que mirar con todas las precauciones del mundo, le quitaría cuatro de sus actuales nueve escaños en el Congreso de los Diputados.

Por su parte, los socialistas arrasan en La Gomera y ganan en Tenerife, Lanzarote y Fuerteventura. Globalmente se sitúan a muy poca distancia del PP, por el enorme desplome de los de Soria, cierto, pero son más débiles que ayer y menos que mañana. Les honra la sinceridad con que Elena Valenciano asumió la derrota, sin paliativos, lo que también hizo Juan Fernando López Aguilar reconociendo el duro golpe recibido; y les toca ahora buscar una nada fácil salida en el Congreso Extraordinario de julio.

Mareas

Respecto a los vencedores de la jornada del pasado domingo, Podemos parece haber arrastrado buena parte del descontento social escenificado en las distintas mareas ciudadanas y, también, del movimiento 15M, así como animado a nuevos votantes y a desengañados del PSOE; y, no se asombren, atrayendo hasta a cabreados del PP, como muestran los datos de distintas mesas en Las Palmas de Gran Canaria donde los conservadores arrasaban y que dieron mayoría a Podemos. Les ha ayudado la proyección mediática de su líder, sin duda, pero también su trabajo en las redes y la ventaja de no ser parte del tradicional sistema de partidos.

IU, por su parte, mezcla la alegría del buen resultado en las Islas con el desconcierto de haber sido superados ligeramente por los de Iglesias; la relación entre ambas formaciones es una de las incógnitas para el próximo periodo que va hasta las autonómicas y locales de 2015.

No creo, como piensan algunos, que sus electorados tengan los mismos perfiles y tengo la impresión de que hay gente de uno y otro lado que, por distintas razones, jamás votaría a su presunto competidor. Asumiendo el riesgo de equivocarme, tengo la impresión de que seguirán siendo proyectos bien diferenciados. Y de que, en este caso, seis más cinco no dan once.

Por otra parte, augurar que nos encontramos ante un cambio profundo del panorama político-electoral canario me resulta, cuanto menos, precipitado. Eso sí, parece producirse un desplazamiento hacia la izquierda en una tierra tradicionalmente muy conservadora que padece una grave situación económica y social, con escandalosas cifras de paro y pobreza.

Extrapolar estos resultados a unas autonómicas es aventurado y llevaría a errores. Entre otras razones por el diferente nivel de participación. En las últimas autonómicas, las de mayo de 2011, votó el 58,9% del censo; en las elecciones europeas del domingo 25 de mayo lo hizo sólo un 37,75%, es decir 21 puntos menos. Asimismo, las elecciones canarias están atravesadas por la relevancia del voto municipalista, en el que ni Podemos ni IU tienen relevancia hasta el momento.

Además, formaciones como Alternativa Sí Se Puede Tenerife o Nueva Canarias no estuvieron presentes en los comicios de ayer. La primera sacó 19.020 votos (2,1%) en las autonómicas de 2011 y NC, con 82.318 votos, superó el 9%; las encuestas publicadas en los últimos meses de 2013 sobre Canarias pronostican un significativo incremento a ambas formaciones. Da la impresión de que militantes y simpatizantes de NC apoyaron a distintas organizaciones de izquierda, especialmente IU y Podemos, aunque con toda seguridad otra parte prefirió votar por opciones nacionalistas.

El diario Público, por ejemplo, vaticina un gobierno Podemos-IU en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, lo que constituye un disparate enorme. En mi ciudad con toda probabilidad la fuerza más votada será el PP (otra cosa es que baje mucho) y tendremos una corporación multicolor en la que es posible que entre IU, pero muy difícil que lo haga Podemos. Pero de ahí a gobernar…

Barreras

Por último, el sistema electoral canario es, también, un obstáculo difícil de superar para las formaciones emergentes. Ese 6% de voto autonómico o 30% insular constituye una barrera injustificable y que hace muy complicada la entrada de más fuerzas políticas en el Parlamento.

Una circunstancia que, por cierto, parece encantar a los tres partidos mayoritarios en las Islas, CC, PP y PSOE, que han impedido en el Parlamento de Canarias cualquier intento de reforma de la ley electoral, agarrándose al más amplio abanico de excusas.

Eso sí, CC y PSOE la han incluido en una quimérica reforma estatutaria. 

———-Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

 ‘En busca de Valentina’. Taburiente y Mestisay.

https://www.youtube.com/watch?v=jsRZuAf0AOo&feature=kp

25M: ahora, la suerte ya está echada

Apunto aquí algunos temas relevantes que, tras cerrarse los colegios electorales y contabilizarse los sufragios, para alegría o profunda desazón, para confirmación de lo esperado o sorpresa, comenzaremos a saber en la noche de este domingo 25 de mayo.

  • ¿Respalda una parte importante de la población las políticas de recortes, ataque a los servicios públicos, empobrecimiento y pérdida de derechos practicadas por el Gobierno del PP? ¿Hasta dónde llega su desgaste? ¿Se notará el desplome en feudos como Madrid o Comunidad de Valencia? ¿Seguirá siendo primera fuerza política como señalan la práctica totalidad de los sondeos? Si es así, ¿con qué diferencia sobre el resto?
  • ¿Ha salido el PSOE del agujero negro electoral de las últimas municipales y autonómicas y de las más recientes generales del 20N de 2011? ¿Se recupera o sigue retrocediendo en las urnas? ¿Se hunde definitivamente en Cataluña? ¿Le ofrece un nuevo respiro su granero de votos en Andalucía? ¿Se diluyen o no como alternativa a los conservadores? ¿A dónde van los apoyos electorales perdidos?
  • ¿Naufraga el bipartidismo? ¿O solo pierde peso pero continúa siendo abrumadoramente mayoritario? ¿Mantendrá, al menos, el 70% de los 54 euroescaños en liza el 25-M?
  • ¿Crece suficientemente IU? ¿Se acerca a su mejor registro, el de 1994, con 2.497.671 votos, el 13,44%, y nueve eurodiputados (se elegían 64), o queda muy lejos de estos datos? ¿Cuánto le frena la aparición de Podemos, y la muy elevada presencia mediática de su líder? ¿Y la presentación de alguno de sus aliados, como la Chunta, en la plancha de Primavera Europea?
  • ¿Se consolida UPyD como alternativa que se busca un hueco entre los dos grandes partidos con una ideología difusa, abanderando además un entusiasta españolismo, o ha alcanzado techo? ¿Cuánto daño le hace la novedosa presencia del Ciudadanos de Albert Rivera fuera del ámbito exclusivamente catalán? ¿Tanto como el que apuntan distintos sondeos?
  • Y ya que hablamos de Cataluña, ¿se producirá el sorpasso de ERC a CIU en estos comicios? ¿Superará Ciudadanos a PSOE y PP en el ranking ‘unionista’ catalán? ¿Ganarán ampliamente los soberanistas?
  • ¿Cuáles de las pequeñas formaciones o coaliciones que concurren a estas elecciones conseguirán escaño en Estrasburgo? ¿Se confirmarán los que los sondeos otorgan a Los Pueblos Deciden, Primavera Europea, Podemos…? ¿Qué apoyo global tendrán las distintas opciones nacionalistas?
  • ¿Se llevarán el batacazo que auguran todas las encuestas las formaciones que encabezan Elpidio Silva y Hervé Falciani?
  • ¿Cuántos votos irán dirigidos a formaciones que no obtendrán representación? ¿Más o menos que en otras ocasiones? ¿Cuántas no sumarán ni siquiera el 0,1% de las papeletas?
  • ¿Se reducirá aún más la participación en unas Elecciones Europeas, tras el 45,10% de las de 2004 y el 46% de las de 2009? ¿Se rozará el 60% de abstención? ¿Continuará Canarias en su tónica de menor participación que la media estatal? ¿Repetirá CC sus resultados de 2009 o le afectará estar diluida en una candidatura que mediáticamente se come CiU y su proyecto soberanista? ¿Se reproducirá en las Islas el mismo comportamiento electoral que en el conjunto del Estado? ¿Cómo se repartirán los votos de los que decidieron no concurrir, caso de Nueva Canarias y SSP?
  • ¿Se cumplirán los pronósticos, en el ámbito europeo, de victoria estrecha de los conservadores sobre los socialdemócratas? ¿Y el anunciado e importante ascenso del populismo de extrema derecha?

Como señalaba en Twitter estos días, lo que suceda en esa jornada electoral del 25M no será responsabilidad del Espíritu Santo ni fruto de casualidad o fatalidad alguna, sino de la voluntad, de la acción o de la pasividad, de millones de hombres y mujeres. Ellos y ellas tienen, con su voto, la capacidad de decidir.

“Hemos viajado por todos mis caprichos y el pueblo hozando  el piso, amándose con alas como las mías… odiando su destino, odiándome y amándome sin alas, con millones de pies, con manos y cabezas y lenguas… y sus mil bocas dicen: “ahora, la suerte ya está echada…” (Alfredo Zitarrosa, Guitarra Negra)

——-Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Alfredo Zitarrosa: ‘Guitarra Negra’

https://www.youtube.com/watch?v=4bgyqoHcM7k

Votaré contra la Troika

Queda menos para la cita electoral europea del 25 de mayo. El clima en las calles es muy frío, con escasa asistencia a los diferentes actos de las distintas opciones, nada más y nada menos que 39, que concurren a los mismos en el Estado español, por lo que se ve plural a tope. Y con previsiones, en todos los estudios sociológicos hasta ahora conocidos, de baja participación, superando los niveles de abstención de 2009 (54%) y de 2004 (54,9%).

Estos días he recibido numerosos correos electrónicos de amigos y amigas solicitándome el voto para esta u otra candidatura. Incluso uno pidiéndome abiertamente la abstención. En ellos me exponen las razones que justifican el voto a las mismas (o los motivos para la huida de las urnas) en el camino de superar las actuales circunstancias: los recortes, el paro, el empobrecimiento, la pérdida de derechos y la degradación de la democracia.

Incluso alguno plantea la necesidad de votar pero matiza que recomienda hacerlo “por cualquier opción que no sea PP/PSOE”. Es decir, que incluye en las recomendaciones de voto a las diversas planchas que la extrema derecha presenta en esta ocasión (Vox, Falange Española y de las JONS, Democracia Nacional, Movimiento Social Republicano o Impulso Social). Tonterías, las justas.

Otros lo hacen señalando que la suya, la que ellos apoyan o de la que ellos forman parte directamente, es la “única alternativa” para cambiar las cosas. Expresión que me desazona y que confirma que no conocen las otras alternativas, algunas tremendamente coincidentes con la suya. O, al menos, muy similares en aspectos esenciales.

Como me desmoraliza el hecho de ese creciente fraccionamiento partidario en el que influyen sectarismos varios y la presencia, también, de destacados personalismos, de viejo o de nuevo cuño. Y que hará que cientos de miles de votos progresistas no se transformen en escaños sino en frustración, una más.

Populismos

Pese a ello, pese al panorama sombrío, la desunión y las escasas perspectivas de cambio que se abren en esta Europa conservadora y en la que todo indica que crecerán en su Parlamento los populismos xenófobos y racistas, tengo decidido acudir a mi colegio electoral en la mañana del domingo 25 de mayo. No sé si lo haré acompañado de mi hijo de 18 años que, por primera vez, está convocado a las urnas, pero que no ha decidido aún qué hacer con su voto.

A estas alturas tengo claro a quién no daré mi voto, por supuesto. Descartadas por completo quedan todas aquellas organizaciones que defienden, con mayor o menor entusiasmo, las vigentes e injustas políticas de recorte y austeridad, en el Estado o en las distintas nacionalidades y regiones; las que abominan de lo público y ponen a la macroeconomía y a los mercados por encima de los derechos de las personas.

Así como las que pretenden una regresión en el modelo autonómico, apostando por un mayor centralismo, aunque este no sea el ámbito en el que pueden tratar de plasmar esos objetivos. Igualmente, no apoyaré en ningún caso a los proyectos que destilan una profunda demagogia o que están fundados en personalistas egos o en telepredicadoras conductas.

O los que se olvidan de las especiales circunstancias de una comunidad, como la Canarias en la que vivo, situada muy lejos del continente europeo y en la que es mucho más caro producir, así como muchos más costosos los servicios públicos (centros educativos y de salud, hospitales…) diseminados en siete territorios, ocho si incluimos a La Graciosa.

Valor limitado

Aunque pueda parecer extraño, siento simpatía por organizaciones y por personas que se presentan en distintas planchas electorales. Eso me lo pone un poco más difícil. Al final me quedan dos o tres opciones políticas y, definitivamente, me decidiré por una. Sé el valor limitado de mi voto que sólo se hace más grande cuando se junta con otros.

Sé, también, que las posibilidades de que en España triunfen listas transformadoras es casi una quimera en estos momentos, por el nivel de conciencia, la baja organización y la elevada fragmentación partidaria. Pero considero que en el silencio, en la pasividad, en el “no va conmigo” es en lo que no se puede depositar, ni hoy ni mañana, la menor esperanza. 

El 25M, superando decepciones, con dudas y certezas, votaré contra la Troika.

————Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Aretha Franklin: ‘Respect’ (1990)

https://www.youtube.com/watch?v=_DZ3_obMXwU

Crónica de una muerte anunciada (en Twitter)

No sé qué pasaría si hoy, con serenidad, críticamente, miles de tuiteros hicieran el sano ejercicio de releer lo que el lunes 12 de mayo dijeron una vez conocido el execrable asesinato de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco. Una vez más, la inmediatez se impuso y llevó a una cascada de opiniones en caliente, en muchos casos disparates de los más diversos signos.

Para algunos se trataba de una especie de ajusticiamiento. Por fin, dando un salto cualitativo, el pueblo adquiría conciencia de su explotación y reaccionaba, a las bravas, contra sus opresores, los que te dejan sin trabajo, te expulsan de la vivienda y te condenan a la pobreza.

Fusilamiento al atardecer. Justicia popular en estado puro; sin juicio, defensa ni piedad, por supuesto. Otros incluso iban más allá y se limitaban a mostrar su satisfacción, con poco disimulo, por los hechos, como si les importara bien poco la vida de una persona, al margen de las simpatías o antipatías que esta suscitara.

En el otro lado también hubo de todo. Alguno comentó que la bárbara acción tenía el aroma de ETA, convenientemente resucitada. Otros hablaban abiertamente de crimen político.

Y entonces, de forma precipitada, entraron en juego algunos elementos de la caverna mediática. Entre ellos la periodista Isabel San Sebastián vinculando los hechos a los escraches personales contra políticos; criminalizando sin pudor a los movimientos sociales.

Nunca he sentido simpatías por los escraches, no me gustan y ya he expresado mi opinión al respecto http://wp.me/p1SYpM-h6, pero la simpleza analítica y la manipulación de San Sebastián resultan patéticas, nauseabundas.

Otros, como Alfonso Ussía, lo llevaba al ámbito de las próximas Europeas, asegurando que hasta entonces tenía pensado abstenerse pero que ya tenía decidido votar. Y, en fin, un fotógrafo de Europa Press, Edu Nividhia, se dirigió al diputado de IU Garzón señalando que algo de responsabilidad tenía su formación política en lo sucedido; luego reconocería que la había “cagado”. Incluso un asesor del PP en la Comunidad Valenciana, ya puestos en la ardua tarea, responsabilizó a la revista El Jueves por una viñeta de hace dos años.

Luego las cosas se fueron aclarando. De atentado, nada. Primera hipótesis: venganza por un asunto laboral. Y, encima, poco después se confirmaba que las presuntas asesinas, la autora y la coautora de los mortales disparos, resultaron ser afiliadas del PP, lo que imposibilitaba cualquier propósito de aprovechamiento político/electoral del asesinato. Además, servía para destapar una tupida red de caciquismo y enchufismo en León.

Se desvanecía la conspiranoía, la tesis de la ‘autoría moral’ de los escracheadores y hasta el disputado voto del señor Ussía, que no sé si ahora regresará a la abstención o al voto nulo o en blanco.

Lo dejo con el tuit que a última hora de la tarde emitió la revista El Jueves: “Serenidad. Pocas luces + tuitear en caliente = hacer mucho el ridículo.”

En esa tarde, el ridículo, la manipulación más burda y la inmoralidad se desbordaron en Twitter.

PD. El toque demagógico del politólogo Iglesias, con su comparación del crimen y la suspensión de actos electorales con los suicidios de desahuciados, innecesario; aunque más grave me parece, que quieren que les diga, que su partido haga actos de campaña dirigidos a niños y niñas.

—-——–Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

La derecha (casi) no existe

Si hacemos caso al barómetro del CIS de abril, la derecha casi no existe en España. Sólo un 9,7% de la muestra se define en ese espacio ideológico si nos referimos a su espectro más moderado; otro 2,3% lo hace en la derecha más extrema. Curiosamente es la izquierda moderada la que más adhesiones recibe (30,9%), mientras que un 9,4% se incluye en la izquierda más radical. En el centro se encuentra el 27,9% de la muestra y un 19,9% señala que o no sabe o no contesta.

El conjunto de la derecha aglutinaría al 12% de los encuestados en el barómetro de abril, casi 2,5 puntos más que en diciembre de 2013. El global de la izquierda acoge al 40,3%, casi ocho puntos más que en el último barómetro del pasado año. El centrismo apenas se mueve: 28,9% en diciembre, 27,9%, ahora.

Los no sabe/no contestan se reducen del 29,2% de entonces al 19,9% de abril.

Si miramos el posicionamiento ideológico en función del voto emitido por los encuestados en las generales de 2011, la mayoría de los que optaron por el PP se ubica en el centro (40,7%). Muy poco por encima del 39,9% que se define de derechas; y un 6,7% lo hace en la izquierda, de los que un 1,1%, no sé si chiripitiflautico, lo hace en la izquierda radical.

Los votantes del PSOE se ubican claramente en la izquierda 73,8%. Un 17% lo hace en el centro y apenas un 0,9% en la derecha.

Igual sucede con los de IU: 83,4% en la izquierda, 9,7% en el centro y 0% en la derecha.

Los de UPyD se consideran mayoritariamente centristas (48,5%). Aunque un elevado 29,9% se apunta a la izquierda y un 5,9% a la derecha.

Por último, el votante de CiU también abraza el centro (46,8%), con un alto porcentaje para la izquierda 38,6% y menor para la derecha 4,8%.

La puntuación media de la muestra es 4,54, es decir, lo que podríamos denominar izquierda moderada. De derecha a izquierda los votantes de los partidos quedarían ordenados así: PP (media 6,37, el más a la derecha), UPyD (4,62), CiU (4,36), PSOE (3,56) e IU (2,99, el más a la izquierda).

Cabe preguntarse si buena parte de los que se autodenominan centristas no son en realidad de derechas. O si muchos de los que en realidad lo son se refugian, por distintas razones, en el no sabe/no contesta. O eso o este es un país de centro izquierda gobernado por la derecha con políticas nítidamente de derechas y con expectativas de continuidad (aparecen primeros en todas las encuestas) de la derecha. A ver si va a ser verdad lo del franquista y fraguista lema Spain is different.

 

 

  DERECHA CENTRO IZQUIERDA NS/NC
PP 39,9% 40,7% 6,7% 12,3%
PSOE 0,9% 17% 73,8% 8,6%
IU 0% 9,7% 83,4% 6,9%
UPYD 5,9% 48,5% 29,9% 14,7%
CIU 4,8% 46,8% 38,6% 11,3%
OTROS 1,8% 16,9% 66,6% 14,6%
MEDIA 12% 27,9% 40,3% 19,9%

——Puedes seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Europeas: no entierren el bipartidismo

Las distintas encuestas de los diferentes medios de comunicación sobre las próximas elecciones europeas del 25 de mayo (*) no son del todo coincidentes. Pero apuntan algunas tendencias que se van consolidando. Señalo aquí algunas de ellas.

  • La abstención sigue siendo alta, mayor incluso que en otros comicios europeos no coincidentes con municipales y autonómicas.
  • Conforme nos acercamos a los comicios, mejoran sus expectativas los dos grandes partidos, PP y PSOE. Aunque parece que los conservadores van ganando más apoyo y los socialistas lo hacen en menor medida, cuando no comienzan a estancarse. Los enterradores del bipartidismo que guarden algún tiempo sus palas.
  • Esa dinámica afecta a las alternativas estatalistas, IU y UPYD, que progresivamente van perdiendo escaños en el camino a Estrasburgo. Sucede igual en los sondeos sobre unas hipotéticas generales: IU y UPYD pierden fuelle mes a mes.
  • IU parece tener techo y se ve perjudicada por la activación del electorado socialista y, asimismo, por la aparición de grupos como Podemos que no tienen garantizada la obtención de escaño pero que pueden arrancar algún punto y algún escaño a los de Meyer. Asimismo, les perjudican otras opciones como Primavera Europea (en la que está la Chunta Aragonesista, aliado de IU en las últimas generales), a la que varios sondeos otorgan un escaño.
  • Igual le sucede a UPYD, pero en mucho mayor medida. En este caso, un partido, el de Rosa Díez, que se nutre del PP, en mayor medida, y del PSOE en menor proporción, se ve notablemente perjudicado por la mejoría de estos. Además, la aparición del Movimiento Ciudadano de Rivera/Nart, al que casi todas las encuestas otorgan representación, también les quita votos y escaños.
  • Los nacionalistas moderados de Coalición por Europa (CiU, PNV, CC…) se consolidan en 2-3 escaños.
  • Las nuevas propuestas electorales, Partido X, Recortes cero o Movimiento Red del juez Silva, no parecen contar con posibilidad alguna en estas elecciones. Podemos solo aparece con posibilidades en una de las encuestas. Al igual que Vox. Involuntariamente se convierten en unos aliados para las grandes formaciones políticas al disgregar el voto sin que en la mayoría de los casos se traduzca en representación parlamentaria alguna.
  • La coalición montada en torno a ERC sacará representación segura, entre 1 y dos escaños.
  • Bildu-BNG aparecen solo en el sondeo de ABC, pero la fidelidad del voto de los abertzales parece indicar que finalmente lograrán escaño.

Por tanto, no parece muy prudente anunciar un entierro del bipartidismo, como algunos vienen realizando en los últimos años. Los sondeos coinciden en su recuperación al acercarse las elecciones y en que se benefician de los incrementos de participación, lo que parece apuntar a una situación durmiente de sus votantes, que se activan ante los comicios.

(*) El barómetro del CIS publicado este martes 6 de mayo, aunque hace referencia a unas hipotéticas generales y no a las Europeas del 25M, confirma el despegue del PP y el retroceso de PSOE, IU y UPYD.

ÚLTIMOS SONDEOS PUBLICADOS PARA LAS EUROPEAS 2014

EL PAÍS EL MUNDO ABC LA RAZÓN
PP 20 21-22 21 18-19
PSOE 19 18-19 18 16-17
IU 7 5 6 7-8
UPYD 2 3 4 4-5
CEU 2 3 3 2-3
ERC 2 1 1 2
MC 1 1 0 1
PE 1 0 0 1
VOX 0 0 0 1
BILDU-BNG 0 0 1 0
PODEMOS 0 1 0 0

 

—–Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth