El falso avión de todos los días

En pocos minutos se pasó de la sorpresa y la preocupación por el accidente a la denuncia de la falta de coordinación o la evidente chapuza y, también, a las mofas de todos los colores. El avión amerizado no era tal sino un barco con una curiosa grúa amarilla que desde muy lejos podía llevar a la confusión, aunque alguno de los informantes, presuntamente oficiales, llegaron a detallar hasta la compañía, el modelo de aparato y el número de pasajeros; poco faltó para que dieran el nombre del comandante y la lista completa de viajeros.

Ahora las grabaciones, difundidas por distintos medios de comunicación, van dejando claro de dónde vino la imprudencia y la consiguiente alarma. Multiplicada luego por las redes sociales y por el periodismo de la inmediatez que a tantos errores lleva.

En este caso parece que estamos ante errores humanos, ante actuaciones poco responsables de los que, sin contrastar una información tan delicada, afirman con rotundidad que hay un aparato en el mar, que se trata de un avión grande y que, de momento, flotaba, aunque no había desaparecido ninguna aeronave en el espacio aéreo de la Islas.

22-M

Pero en otros, los ‘falsos aviones’ son de otro calado. Sucedió, por ejemplo, en la reciente manifestación del 22-M. El fervor de los manifestantes hace que eleven la participación hasta más allá de los dos millones de personas; me parece, sinceramente, que exageran. Sin embargo, las informaciones periodísticas que apuntaban a 40.000 o 50.000 personas me resultan mucho más inexactas y alejadas de la verdad viendo las imágenes de Madrid de ese sábado.

Parece que eran muchos más, cientos de miles, los que se movilizaron en las Marchas por la Dignidad; y para muchos medios lo serían, incluso convenientemente multiplicados por diez o por veinte, si los convocantes en lugar de ‘peligrosos’ izquierdistas fueran organizaciones antiabortistas, grupos contrarios al matrimonio gay o jóvenes católicos en busca del Papa. Las cifras se encuentran, también, politizadas e ideologizadas.

El problema está, asimismo, en que algunos de los que hoy protestan, con razón, por la evidente manipulación y minusvaloración mediática de su acto es muy probable que, en otras ocasiones, hayan caído en la trampa y hayan incluso contribuido a la difusión de bulos de gran éxito, como el de los 445.000 políticos, asunto que ya desarrollé en su momento en este blog http://wp.me/p1SYpM-9T

Internacional

Y si esto vale para las situaciones cercanas, qué decir de la información internacional. Si nos engañan con asuntos que con un poco de suerte podemos intentar contrastar, lo pueden hacer con mucha mayor facilidad con las noticias de conflictos en el ámbito internacional. Y, sin embargo, nos creemos con facilidad lo que nos llega de Ucrania o Venezuela, como si allí, esta vez sí, estuviéramos ante informadores neutrales, objetivos y asépticos; como si no hubiera muchos intereses políticos, económicos y geoestratégicos detrás.

Finalizo. Estoy en contra de la pena de muerte y la rechazo en todos los países en los que todavía está lamentablemente vigente, que son unos cuantos. Me da igual que sean China, Irán, Irak, Estados Unidos o Somalia. Me parece una auténtica barbarie que retrata y degrada a las sociedades que la aplican. Estos días, tribunales de Egipto han condenado a 528 personas, simpatizantes de los Hermanos Musulmanes, a la pena capital. Les propongo un sencillo ejercicio. Imagínense por un momento las primeras páginas, titulares, reportajes, artículos de opinión y editoriales si en lugar de en El Cairo la noticia hubiese estado fechada en La Habana, aunque fueran sólo tres los sentenciados.

———-Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s