De Fraga a Pablo Iglesias

La evolución de Jorge Vestrynge es, como mínimo, atípica: de mano derecha de Manuel Fraga en la más que cuasifranquista Alianza Popular a flamante asesor (todavía no áulico) de Podemos, y tiro porque me toca; previo pase por las casillas partidarias, con mayor o menor dedicación, de PSOE e Izquierda Unida y, eso sí, una relevante presencia televisiva, que parece ser una condición imprescindible para buscarse un hueco en la nueva política espectáculo.

Por supuesto que todo el mundo tiene derecho a cambiar y que su giro de posturas conservadoras a posiciones progresistas es, además, muy poco habitual; resulta más común el recorrido inverso, como ha sucedido con personajes como Pío Moa o Federico Jiménez Losantos, que pasaron de juveniles posiciones comunistas a ser apóstoles de la caverna. O, de forma más moderada, con la cantidad de gente del PCE que terminó en el PSOE.

El quedarse quieto en el mismo sitio, el pensar de manera idéntica que hace treinta años, tampoco constituye necesariamente una virtud. No sé si ese quietismo puede estar bien para las religiones, pero para la política es imprescindible aprender de la realidad, escuchar, contrastar y saber rectificar los errores. Y no creerse nunca en posesión de verdades absolutas e inamovibles.

Inmigración

En Podemos algunos se rasgan las vestiduras ante la reciente incorporación de Vestrynge, considerando que es un lastre más que un rentable fichaje electoral; y ya han salido a la luz algunas declaraciones y escritos que muestran su rechazo a la inmigración, más cercanos a lo que piensa el ministro del Interior de las pelotas de goma que a lo que se supone plantea la nueva formación política.

De paso, algunos empiezan a cuestionar los modos personalistas del líder de Podemos, el profesor Pablo Iglesias, su manera excesivamente individualista de tomar decisiones. Un descubrimiento, que quieren que les diga, cuanto menos tardío.

Leo estos días su empeño en que lleguen “personas normales a la política”, lo que debe convertir en zombis o al menos en tipos muy raros a los miles de concejales, alcaldes, diputados autonómicos o estatales antes del advenimiento de tan mediático tertuliano-dirigente.

Culto a la personalidad

Y compruebo que el discurso en busca de titulares, el populismo, el culto a la personalidad e incluso el desmarque de la política (aunque se lleve 35 años en ella) triunfan a derecha e izquierda. Desde Albert Rivera a Rosa Díez, pasando por Miguel Ángel Revilla. Menos mal que a Iglesias no se le ha ocurrido ponerle una coleta al logo de Podemos (*). Díez sí lo hizo, a su manera, de forma subliminal, fundiendo el color del partido con el de su nombre; no sé que se le hubiese ocurrido si se llega a llamar María…aunque sus hojas son muy bonitas.

Ninguno de los sondeos hasta ahora conocidos (**) ofrece pistas sobre las posibilidades electorales de Podemos en los próximos comicios europeos del 25 de mayo y en si la formación de Iglesias daña más o menos las buenas expectativas de partida de IU, con la que dice coincidir en casi todo menos en el sistema de elección de candidatos, convertido en asunto más relevante que los programas y actuaciones prácticas; muy pronto lo sabremos.

De lo que estoy completamente convencido, admito apuestas, es de que Pablo Iglesias tiene muchas posibilidades de ganar, incluso arrasando, a la búlgara, en las primarias de la nueva formación política. Con o sin el asesoramiento de Vestrynge.

————–

(*) Me quedé corto, al final como se ha sabido en los últimos días de abril, el logo de las papeletas electorales de Podemos es justamente la imagen de Iglesias, que ganó las Primarias de calle, claro.

(**) El de Metroscopia para El País del domingo 23 de marzo prevé para Podemos un 0,8% de intención de voto y ningún escaño, muy lejos de IU (14,1% y 9 escaños); esta última pierde cuatro décimas en relación con las dos oleadas anteriores.

————————

Estoy también en Twitter: @EnriqueBeth 

Pink Floyd: ‘Wish you were here’ 

https://www.youtube.com/watch?v=NavVfpp-1L4&noredirect=1

Anuncios

3 pensamientos en “De Fraga a Pablo Iglesias

  1. Pingback: Jorge Vestrynge: De Fraga a Pablo Iglesias

  2. “Algunos empiezan a cuestionar los modos personalistas del líder de Podemos, el profesor Pablo Iglesias, su manera excesivamente individualista de tomar decisiones. Un descubrimiento, que quieren que les diga, cuanto menos tardío.”

    No es cierto amigo.

    la transparencia y participación de Podemos es ejemplar, siguiendo el modelo de los verdes europeos y otras buenas prácticas. Qué más quisiera la doctirna de partido igualarse. La apertura de Podemos es ampli y plural, eso no significa personalismo, ni sectarismo, todo lo contrario. Yo también asesoro a Podemos, pero desde el conocimiento de la práctica mediática en política.

    ¿Para cuando un medio de comunicación amplio de IU? Son mucho años y poco habéis hecho señores y señoras. Pablo Iglesias lidera, junto a muchos otros y otras, algunos afmados, algunos no, todos comprometidos desde su trabajo, desde su militancia, desde su hacer o desempleo. ¿Qué hace Cayo Lara de líder?

    Aunque ya se acordó que desde podemos mejor no tocar este tema. Muchos de los que hemos militado en IU y de los que hemos participado estamos hartos de la corte inmovilista y de los prejuicios hacer de temas como la diversidad cultural, sexual, social, física que deja apartados muchos temas.

    Hacer política con decencia es democratizar y ampliar las bases, el momento lo reuqiere. Entiendo que P Igelsias es inteligente y asusta a personajes que pueden temblar en argumentos a su lado.

    Saludos y seguimos,

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s