Un estado deshumanizado

El estado de la nación parece ser para algunos un asunto completamente ajeno al estado, al bienestar o malestar, de sus ciudadanos y ciudadanas. Al menos eso se concluye del recién finalizado debate. Resulta dramático que el presidente Rajoy no dedicara ni un segundo a las víctimas de la crisis, a todos los hombres y mujeres que han visto retroceder gravemente sus condiciones socieconómicas. Prefirió agarrarse a los datos macro, a las previsiones de crecimiento del PIB, a la prima de riesgo.

Poco o nada importan los casi seis millones de parados. Una parte significativa de larga duración; un elevado porcentaje de ellos ya sin prestaciones de ningún tipo. Muchos de los actuales desempleados no volverán a integrarse al mundo laboral. Otros tomarán el camino del exilio económico.

Tampoco la menor referencia a ese colectivo cada vez mayor de trabajadores y trabajadoras empobrecidas. A los que sus menguantes salarios no les dan para abonar la cuota de su hipoteca, los recibos de la luz y el agua; o la alimentación, la ropa y el material escolar.

Ni una mención a las personas dependientes y a sus familiares, que han visto como se desmontaba una de las leyes más relevantes, progresistas y justas de las aprobadas en España en las últimas décadas, la que colocaba derechos donde antes sólo existía caridad.

Sanidad

Y, por supuesto, pasó también de puntillas por la educación o la sanidad, negando eso sí la significativa reducción de profesionales en ambos sectores en los últimos años. Cuando la realidad es bien otra, gracias a esa norma que permite sólo cubrir el 10% de la tasa de reposición, es decir, sustituir cada ejercicio económico sólo a uno de cada diez jubilados o fallecidos. Afectando a la calidad del trabajo que llevan a cabo los grandes servicios públicos e impidiendo a los jóvenes titulados el acceso al empleo.

La crisis no ha sido compartida por toda la sociedad. La han sufrido, especialmente, los que menos tienen, produciéndose una verdadera transferencia de renta de los pobres hacia los ricos. Y rescatando a los bancos con el dinero de todos, mientras no se hacía lo propio con las personas.

Y que no sólo retrocede en el plano económico. También en el de las libertades. Como sucede con los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. O con las poco veladas intenciones de implantar un verdadero estado policial, en el que todos somos, como mínimo, sospechosos.

Inmovilismo absoluto, asimismo, frente a los problemas territoriales, sin el menor gesto para tratar de acercar posturas en el contencioso catalán. Y, en el caso canario, sin asumir compromisos significativos con el territorio más alejado y que, con un 34% de paro y elevada pobreza, tiene ante sí un duro presente y muy oscuras perspectivas de futuro.

Medios

Al tiempo, el absoluto control de los medios de comunicación públicos y el plegamiento al poder conservador de los medios privados, dibuja un panorama desolador para la libertad de expresión, la pluralidad y la capacidad de fiscalización ciudadana sobre los distintos poderes.

Concluye el debate del Estado de la Nación 2014. La acción combinada de los organismos internacionales y del Gobierno de España ha edificado, con sus políticas, un país mucho peor: más insolidario, menos justo, con menor equidad, con mayor injerencia de antidemocráticos poderes financieros y eclesiásticos. Un país donde se han aplicado sin piedad las políticas antipersonas, con la ayuda de una mayoría absoluta aplastante y de una insuficiente respuesta social.

———Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Joan Manuel Serrat: ‘Elegía’

https://www.youtube.com/watch?v=bEHJcoY202M

Anuncios

Petróleo canario (una consulta antes)

Como muchos saben, el Gobierno de Canarias quiere realizar una consulta popular sobre la realización o no de prospecciones petrolíferas en aguas cercanas al Archipiélago a cargo de la compañía multinacional REPSOL. Las razones que le han llevado a semejante decisión, así como su práctica respecto a las energías renovables y al ejercicio de la democracia,  me suscitan dudas y sentimientos controvertidos, que trataré de exponer de modo muy resumido.

* Realizar consultas ciudadanas sobre este u otros asuntos me parece, en principio, positivo. Lo hacen otros países, desde Estados Unidos a Suiza. Pero sobre todo puede ser un elemento más, no el único ni el más determinante, en el camino de regeneración democrática que urge emprender. Los casos de corrupción y la crisis económica han dejado a niveles mínimos la valoración de la política y las instituciones; y recuperarla no es una cuestión de campañas de imagen, sino de acciones decisivas que mejoren la transparencia, la participación y el poder efectivo de la gente. 

* El asunto de las explotaciones petrolíferas en las Islas tiene suficiente enjundia para que se pulse la opinión de los habitantes de Canarias. Sus repercusiones medioambientales son evidentes, desde la propia fase de prospección, pudiendo causar graves daños a nuestra rica fauna y flora marina; y las posibilidades de un vertido, ahora y en la fase de explotación si finalmente hubiese petróleo, pueden ser disminuidas pero nunca eliminadas.

* Un vertido anegaría de piche las costas canarias. Dañando a nuestro rico ecosistema y poniendo en peligro la principal industria de la que vivimos los hombres y mujeres de Canarias: el turismo. Además de las enormes consecuencias medioambientales se añadiría un perjuicio económico inmediato, medible en huida masiva de turistas, cierre de instalaciones hoteleras y decenas de miles de parados, a sumar a los casi 400.000 (34% de la población activa) que ya tenemos.

* Con la actual legislación sobre explotación de hidrocarburos española, la empresa concesionaria se quedaría con la riqueza (petróleo o gas), la vendería donde quisiera y pagaría, eso sí, el impuesto de sociedades en la capital de España, con todas las deducciones que suelen disfrutar. En el Archipiélago quedaría muy poco beneficio de semejante operación, escasos empleos y, sin embargo, estaríamos expuestos a las consecuencias de cualquier accidente en el proceso.

Qué hacer

* Pero, en todo caso, debe ser el pueblo de las Islas y sus instituciones representativas quienes decidan qué hacer y si asumen o no los riegos; una decisión que, como demócrata, respetaría fuera cual fuera, coincida o no con lo que yo pienso. En todo caso, nadie debería temer que la ciudadanía de las Islas exprese libremente su opinión.

* El Gobierno de Canarias saca adelante su propuesta de consulta a sabiendas de que no va  a prosperar. Por la cerrazón del Estado en esta materia: marcada por su entrega a una compañía multinacional, que no española, y por el momento político, con el referéndum catalán de noviembre y su rechazo por el Ejecutivo central, así como por el principal grupo de la oposición, por cierto.

* Y el Ejecutivo canario lo hace, probablemente, entre otros factores, por tomar la iniciativa política y por razones internas, como la pelea por la sucesión en el liderazgo de CC. Más difícil es entender el papel de los socialistas: dudo que la consulta sea compartida por la federal del PSOE y dudo, asimismo, que se apuntaran a ese carro si en lugar del PP fueran ellos los que estuvieran al frente del Gobierno central.

* La deriva medioambientalista del Gobierno canario cuesta creérsela. Uno de sus miembros, CC, junto con el PP ahora en la Oposición, modificó en la pasada legislatura el catálogo de especies protegidas de Canarias, casi nada, para facilitar la construcción del puerto de Granadilla; y en Canarias su Gobierno, el de CC y el PSOE, sigue apostando por la implantación del gas –fósil, contaminante y que genera dependencia del exterior- , mientras languidecen las renovables, en las que estamos a la cola pese a nuestras excelentes condiciones naturales.

* Y también resulta muy difícil de comprender su súbita conversión democratizadora, dejando en manos del pueblo decisión tan importante. Sobre todo cuando los mismos partidos hacen todo lo posible y lo imposible para impedir que se cambie el sistema electoral canario. Se trata del más irracional, antidemocrático e injusto de todas las comunidades, con unas barreras estratosféricas (30% insular y 6% archipielágico) y con una distribución territorial disparatada: el 17% de la población elige la mitad del Parlamento y el otro 83% (los que viven en Gran Canaria y Tenerife), la otra mitad. Sin embargo ese asunto que puede resolver mañana mismo nuestro Parlamento se deja para una reforma estatutaria que en estos momentos es absolutamente irrealizable.

Última palabra

* En definitiva, considero que los hombres y mujeres de Canarias debemos tener la última palabra sobre nuestro modelo económico y sobre la incorporación o no a este de la explotación del petróleo por compañías privadas que se quedarían con la práctica totalidad de los beneficios. Entiendo que, aunque sería muy interesante y deseable, esto no va a poder llevarse a cabo mediante referéndum por la más que previsible negativa estatal. Y pienso, también, que junto a la voluntad y a las buenas intenciones en defensa del medio natural marino y de las renovables de muchas personas y colectivos, este tema se está viendo interferido por intereses políticos mucho menos nobles y mucho más oportunistas y electoralistas.

—–Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

No sin mi voto

Viendo los resultados de la encuesta de Celeste-Tel publicada por eldiario.es, y que destaca que hoy habría 4,4 millones de abstencionistas más que en 2011, se me ocurre plantear un ejercicio de política ficción. Aunque en vez de mirar al futuro, propongo hacerlo hacia el pasado reciente y pensar qué hubiese ocurrido si el electorado progresista que huyó de las urnas (y especialmente del PSOE) hubiese tomado otra actitud.

Cierto que el PSOE se merecía un castigo, que las últimas políticas de Zapatero poco tenían que ver con la socialdemocracia, que se había rendido al discurso y a las imposiciones neoliberales dominantes en la Unión Europea y en los organismos internacionales.

Pero el castigo a ZP, por su dimensión (pérdida de millones de votos) y porque no se tradujo en el apoyo a otras alternativas transformadoras, supuso una victoria desproporcionada del PP; dejando al conservadurismo en una posición de mayoría aplastante en el Congreso y en el Senado que no se corresponde con el sentir de la ciudadanía española, mucho menos extremista, más respetuosa y tolerante, y menos entregada al poder de minorías eclesiásticas o económicas.

Ultraconservadores

Como decía, millones de votos progresistas se refugiaron en la abstención, en el voto en blanco o en el nulo. Y pese a que los estudios sociológicos colocan a los ciudadanos y las ciudadanas en el centro izquierda, el país quedó en manos de la derecha, que gobierna además la mayoría de las comunidades autónomas y, asimismo, casi todas la grandes ciudades. Y que lo hace afilando sus colmillos más ultraconservadores.

Imagínense unos resultados electorales del 20-N menos desequilibrados. Incluso con una victoria clara del PP, pero sin llegar a la mayoría absoluta, y con una bancada de la oposición más numerosa.

 ¿Tendríamos la actual reforma laboral?

¿Habría salido adelante esa contrarreforma educativa clasista, antidemocrática, centralista y segregadora?

¿Estaríamos hoy discutiendo sobre una vuelta atrás en la interrupción voluntaria del embarazo que desprecia la capacidad de decisión de las mujeres?

¿Se habría producido un ataque de semejante calado a las corporaciones locales como el que ha diseñado el Gobierno?

¿Sufriríamos los mismos recortes en Educación, Sanidad y en la aplicación de la ley de la dependencia?

Cambios

Volviendo a la encuesta, apunta a que hoy habría cerca de quince millones de abstencionistas. Creo que la situación cambiará cuando se acerquen las autonómicas y las generales, lo que no implica garantía alguna de que se produzcan significativos cambios electorales. Pero me cuesta entender a quienes estimulan la abstención como respuesta política o a los que proponen transformar los votos en escaños en blanco. Por ese camino no se va a ningún lado.

Considero que la mayoría social puede y debe cambiar las cosas para hacer un país con mayor equidad, justo y solidario. Y que esta debe expresarse en las calles y en las urnas. De lo contrario, en 2015 la historia podría, desgraciadamente, repetirse; y, tras el reiterado desastre, refugiarnos en el colectivo lamento, en la sempiterna queja, de la que podemos terminar convirtiéndonos en profesionales.

————Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

‘Búscame’, un tema del cantautor cubano Santiago Feliú, que falleció el miércoles 12 de febrero en La Habana.

https://www.youtube.com/watch?v=dElR9snmTTQ

Canarias, sin vuelcos electorales

Durante los dos últimos meses los medios de comunicación canario han dado a conocer distintas encuestas electorales. Como denominador común, el retroceso significativo del PP y en mucha menor medida de CC y del PSC-PSOE, así como el moderado crecimiento de Nueva Canarias.

Pero los sondeos ofrecen muchos más detalles de interés que intentaré resumir sucintamente aquí.

  • El PP retrocede de manera importante en expectativa de voto, especialmente en su feudo tradicional de Gran Canaria. En lo que parece una lógica expresión de lo que viene sucediendo en el conjunto del Estado, como consecuencia de las duras medidas de recortes adoptadas (con el incremento del desempleo y la reducción de prestaciones de los servicios públicos), sus incumplimientos del programa electoral y las decisiones ultraconservadoras en materia de interrupción voluntaria del embarazo o seguridad ciudadana.
  • Es mucho menor la bajada de CC, pese a las crisis abiertas en islas como Lanzarote o La Palma, así como las disensiones internas en Tenerife respecto a la candidatura de Rivero a la Presidencia autonómica en 2015. Sorprende, especialmente, que mantengan el tipo en Gran Canaria tras el espectáculo dado en el Cabildo con la salida de dos de sus tres consejeros electos rumbo al PP desde el inicio del actual mandato. En la capital grancanaria, tras los fiascos de los comicios de 2007 y 2011, podría regresar a su ayuntamiento con uno o dos concejales.
  • El PSC-PSOE no rentabiliza su llegada al Gobierno canario tras un largo periplo por el desierto y continúa con su moderado declive. En el mejor de los casos, los sondeos señalan que mantendría sus actuales escaños en el Parlamento de Canarias, pero pierde fuelle en los ayuntamientos de las islas capitalinas y en los cabildos insulares de Gran Canaria y de Tenerife. Y tiene abiertas crisis muy relevantes en La Palma y en algunos municipios tinerfeños.
  • Nueva Canarias es la gran beneficiada de ese castigo ciudadano a los que gobiernan. Podría duplicar sus actuales escaños y experimenta mejoras en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y en el Cabildo de la isla redonda. Y, si mantiene sus alianzas en Tenerife, puede aumentar su presencia en las instituciones de esa isla e incluso obtener un escaño por la misma, lo que también podría ocurrir en Fuerteventura.
  • Izquierda Unida sube, asimismo, en la intención de voto. Accedería al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y podría hacerlo en la corporación insular grancanaria. Aumenta también en Tenerife. Pero queda lejos de superar la barrera electoral del 6% archipielágico, por lo que parece poco probable su presencia en el Parlamento.
  • La Palma es la isla en que hoy resulta más difícil una predicción por el conflicto abierto en el PSOE con la expulsión de su equipo en el Cabildo y el apoyo de más del 85% del partido a los rebeldes que capitanea Anselmo Pestana. Así como por la salida desde CC hacia NC de gran parte de lo que fuera ICAN.
  • En Tenerife Sí Se Puede aumenta sus expectativas; y el conjunto del voto a la izquierda del PSOE supera el 16%, pero puede quedar en una representación más limitada en cabildos y ayuntamientos, y especialmente en el Parlamento canario, por el fraccionamiento en distintas opciones.
  • No habría mayorías absolutas ni en los cabildos de Gran Canaria y Tenerife ni en los ayuntamientos de Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife. Actualmente el PP tiene una cómoda mayoría absoluta en la capital grancanaria.
  • El nacionalismo, con sus diversas expresiones, crece. En Gran Canaria, por ejemplo, de los tres escaños logrados en 2011 (dos de NC y uno de CC) se puede pasar hasta seis (3-4, NC; 1-2, CC). Otro tanto sucede, al menos en porcentaje de voto estimado, en otros territorios insulares.

Queda mucho recorrido hasta las elecciones de mayo de 2015, con las inmediatas europeas por medio, y esta foto de hoy puede, sin lugar a dudas, modificarse. Y cambiar, consecuentemente, el actual apoyo ciudadano a las distintas formaciones políticas. Pero en las Islas no se observan, de momento, cambios bruscos ni vuelcos electorales, pese a la profundidad de la crisis y sus consecuencias económicas y sociales.

——Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Totoyo Millares y Domingo Rodríguez el colorao: Vals

https://www.youtube.com/watch?v=rRJST_9EUPA

Zombis prescritos

Resulta sorprendente, y mucho, que la Fiscalía, aunque cree que hay indicios suficientes de que se cometió un delito, haya determinado dar definitivo carpetazo al escándalo de la manipulación del Padrón en Santa Cruz de Tenerife. El llevado a cabo mediante la misteriosa inclusión de 15.306 ciudadanos y ciudadanas fantasmas, que el Instituto Nacional de Estadística (INE) obligó a borrar.

La decisión llama la atención por varias razones. Por un lado, al concluir la Fiscalía que han prescrito las responsabilidades penales, dado que la ampliación tramposa se hizo en 1996. Cierto, pero continuó en vigor hasta 2012.

Eso supone que en todos esos ejercicios, durante más de quince años, la corporación santacrucera pudo recibir partidas procedentes del Fondo Canario de Financiación Municipal, del REF o del Fondo de Compensación Estatal, que no le correspondían. Beneficio que, además, al salir de las respectivas bolsas comunes, supuso detraer millones de euros al resto de municipios.

Por otro lado, el Ministerio Público parece considerar imposible determinar quién, con paciencia de orfebre, falsificó uno a uno el número del DNI, el nombre y apellidos, así como la dirección de 15.306 zombis. Tal vez por pillería o por puro entretenimiento. O, quizás, con la intención de batir algún récord Guinness. Aunque nos pueda parecer que las razones son otras y de mucho mayor calado.

Cierto es que, en esta ocasión, la del período 1996-2012, el fraude ‘sólo amplió’ el número de habitantes de Santa Cruz de Tenerife en un 7,39%. Un porcentaje menor que en su antecedente histórico.

Del 7,39% al 11,35%

Conviene recordar que esa práctica de inflar el Padrón municipal ya se utilizó en el pasado reciente. En efecto, a principio de los años 90, el INE obligó al ayuntamiento a reducir de 222.892 a 200.172 su cifra de habitantes oficiales. Un diferencial de 22.720. Lo que supone que entonces las mismas estaban hinchadas en un 11,35%, cuatro puntos más que en 1996.

HABITANTES SEGÚN AYTO HABITANTES SEGÚN INE DESFASE
1991 222.892 200.172 22.720 (11,35%)
2012 222.271 206.965 15.306 (7,39%)

Entre ambas, suman 38.026 hombres y mujeres que se encuentran en paradero desconocido. Que, se supone, ni se acercan a las urnas ni hacen uso de los distintos servicios e infraestructuras municipales. Son, en definitiva, un puro dato estadístico producto de la imaginación perversa de algunos.

La próxima temporada de la serie ‘The Walking Dead’ cuenta ya con un plató natural en el que grabar sus capítulos.

———–Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Arístides Moreno: ‘Disipación Espiritual al Aire Etéreo’

https://www.youtube.com/watch?v=wTqi7AgIeLM

CIS, tenemos un problema

Publicados los datos del CIS de enero, muchos debates se centrarán sobre el mayor nivel de cocina o no de las proyecciones electorales. Pero no me parece, ni mucho menos, el asunto fundamental. Lo es más, en mi opinión, la pervivencia de una profunda desconfianza ciudadana en la política y en los políticos, que suele ser pórtico privilegiado para el crecimiento de populismos y fascismos, algo de lo que sabe mucho la vieja Europa.

En efecto, todos los políticos aparecen suspendidos, con notas muy bajas para el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (2,22), y para el líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba (3); pero tampoco brillan en exceso los que encabezan la lucha contra el bipartidismo: Cayo Lara obtiene un 3,72 y Rosa Díez un 4,15.

En el Gobierno sucede otro tanto. Wert, con un 1,42 se sale de la tabla y aspira a una beca de excelencia política, por delante de Montoro (1,84), Ana Mato (1,97) y Gallardón (2,05). La mejor calificación la logra Cañete (3,17), que suena como cabeza de lista para las próximas elecciones europeas, por delante de Margallo (2,82) y Soraya Sáenz de Santamaría (2,75).

Con relación al nivel de confianza en los dirigentes máximos de los dos grandes partidos, los resultados son también penosos. Expresan poca o ninguna confianza en Rajoy un 88,1% de los encuestados; y va Rubalcaba y lo supera: un 90,9% afirma sentir ninguna o poca confianza en el líder de PSOE.

Otro tanto sucede cuando se pregunta a los encuestados sobre los grandes problemas. Ya no aparecen como antaño, en diversos momentos, la inmigración o el terrorismo; este último pese a las manipulaciones interesadas de unos pocos, que lo siguen utilizando mezquinamente en sus estrategias políticas, dentro del PP y a su derecha,  apenas llega al 1,5%.

Sin embargo, sí ocupan lugar destacado, detrás del paro (78,5%), la corrupción y el fraude (39,5%), los problemas de índole económica (30,5%) y la política y los políticos (26,9%). Luego la desafección continúa.

Cierto es que cuando se aterriza en los problemas que les afectan personalmente la cosa cambia. Sigue en primer lugar el desempleo (50%), pero a continuación se sitúan los problemas de índole económica (29,8%), la Sanidad (12,6%), la corrupción (11,8%) y la Educación (8,7%).

Electoral

Por último, la proyección electoral que realiza el CIS no varía sustancialmente respecto a la de octubre, último estudio que entra en el asunto. El PP pierde 1,9 puntos (al pasar de 34% a 32,1%) que parecen trasladarse a UPyD, que gana 1,5, pasando de 7,7% a 9,2%. El PSOE pierde dos décimas y se queda en 26,6%. IU aparece congelada en el 11,3%. En próximas muestras se podrá estimar el impacto de nuevas formaciones, como las que encabezan Pablo Iglesias, en la izquierda, y Ortega Lara, en la extrema derecha.

En cualquier caso, todas las encuestas coinciden en el debilitamiento del bipartidismo y en la ausencia de sólidas alternativas al mismo. Ofreciendo un panorama de complicada gobernabilidad, que seguiría pasando centralmente por PP o PSOE. ¿O por ambos?

———–Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth 

Bud Powell: ‘Autumn in New York’

https://www.youtube.com/watch?v=6hmZoc5esgo

Sectarismo, ¿enfermedad infantil o senil?

En un reciente artículo (PP/PSOE, parecidos y diferencias http://wp.me/p1SYpM-sq) me desmarcaba de esa costumbre, que se repite en manifestaciones, artículos periodísticos o en las redes sociales, de afirmar que PSOE y PP son lo mismo. PPPSOE o PP igual PSOE, como prefieran.

Criticaba en el mismo algunas decisiones en que habían actuado coralmente, como la reforma constitucional express para satisfacer a los mercados con la deuda y el déficit; o determinadas actuaciones en política internacional, como el injusto abandono del pueblo saharaui. Destacando, además, que el PSOE perdió la oportunidad de cambiar muchas cosas, como los privilegios de la Iglesia Católica, en sus muchos años el frente del Gobierno.

Y señalaba, también, asuntos que permitían distinguirlos perfectamente, al margen de aciertos y errores, desde las políticas educativas o sanitarias, a la atención a las personas con dependencia, los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres o las libertades públicas.

Me resulta penosa esa fácil identificación, lo que no implica la necesidad de criticar a una socialdemocracia que anda más perdida que el barco del arroz y que tiene mucho trabajo por delante si quiere asumir unos perfiles de izquierda mínimamente creíbles por los ciudadanos y ciudadanas.

Diputado

Como me resulta terrible, puerta de la antipolítica y del populismo más peligroso, ese otro lema tan común en las movidas: “El próximo parado que sea un diputado”; yo, que quieren que les diga, creo que a los diputados los debe activar o parar la gente con su voto, o los tribunales en su caso si cometen una golfada; y que puestos a mandar “al paro”, prefiero que se haga con especuladores, responsables de la burbuja y de la crisis financiera, corruptos de cualquier ralea, maltratadores, misóginos, homófobos o delincuentes ambientales.

Por todo eso, me sorprende negativamente que algunas personas corearan lo de “PP/PSOE, lo mismo es” o consignas similares en la reciente y masiva manifestación en rechazo de la contrarreforma de la ley del aborto de Gallardón. Situación, por cierto, que también ha pasado en alguna movilización contra la reforma educativa, como si fueran igualitos Wert que Gabilondo.

Decir que son lo mismo cuando se está protestando contra la nueva normativa que quiere imponer el Gobierno del PP sobre la interrupción voluntaria del embarazo, que deroga de facto la aprobada por el Gobierno socialista de Zapatero (la de plazos, mucho más garantista, que posibilita que las mujeres sean las que tomen la decisión y que cuenta con un amplio consenso social) es, de verdad, mucho para el cuerpo. Y denota una ‘enorme’ profundidad en los argumentos.

Barra de bar

Los análisis de brocha borda pueden resultar adecuados para las discusiones de barra de bar, aunque hasta eso me parece más que dudoso; pero extenderlos al debate político, en las movilizaciones sociales, en los medios de comunicación o en Twitter resulta francamente lamentable. En mi opinión, además, actitudes como las que comento aquí sacan a flote un sectarismo enfermizo que no hace avanzar a los sectores progresistas y del que solo se benefician los actuales gobernantes conservadores.

————–Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Luis Eduardo Aute: ‘Los fantasmas’

https://www.youtube.com/watch?v=IILguCYng6w