Siete cosas que dicen las encuestas

El pasado mes de julio ha sido pródigo en la publicación de sondeos electorales sobre unas hipotéticas elecciones generales. Los sondeos de los distintos estudios demoscópicos muestran serias diferentas en algunos temas y grandes acuerdos en otros.

Me basaré en los recientes de Sigma Dos para El Mundo, de Metroscopia para El País y el Barómetro mensual de Celeste-tel.

Resumo aquí, a grandes rasgos, siete de sus características centrales:

1. El PP sigue ganando. Lo señalan todos los sondeos. Con recortes y con reforma laboral. Con más desempleo e incremento de la pobreza que cuando accedieron a La Moncloa. Con menos servicios públicos y voladura de la Ley de la Dependencia. Con eliminación de derechos de la ciudadanía y una agresividad específica contra los que atañen directamente a las mujeres. Con Bárcenas, sus papeles y un presidente acorralado. Lo hace, según El País, con un bajísimo porcentaje de votos, el 23%. Las otros dos  empresas demoscópicas elevan sus expectativas hasta el 30,7% (Sigma Dos) y el 31,7% (Celeste-Tel). Y con una abstención en torno al 48%, frente al 31,1% del 20-N de 2011.

2. El PSOE continúa en segundo lugar y sin levantar el vuelo. Celeste-Tel y Sigma Dos le dan por encima del 27%, que sigue siendo menos que en el batacazo del 20-N, en el que superaron el 29%. Metroscopia rebaja su proyección hasta el 21,6%. En cualquier caso no logra aprovecharse del retroceso económico y social de España, ni de la grave crisis política e institucional; parece que sigue siendo percibido como una parte del problema, no como una solución.

3. El sorpasso, el que IU supere al PSOE en votos y escaños, parece aún una posibilidad bastante lejana. Cierto es que el sondeo de Metroscopia coloca a los de Cayo Lara a cinco puntos de los socialistas, pero el resto de encuestas eleva el tramo por encima de los 12 puntos.

4. UPyD parece que se desinfla. En la medida en que aumenta la participación y, también, en que el PP se recupera aunque sea levemente, los magenta se frenan y se quedan atrás. Metroscopia les otorga un 13%, pero el resto los deja en torno al 8%.

5. El conjunto de fuerzas nacionalistas o de presencia limitada a una comunidad autónoma incrementaría su presencia en el Parlamento. Pero no a todos les va igual. CiU retrocede. PNV y AMAIUR se mantienen o experimentan leves alzas. Y crecen claramente ERC, ANOVA, Compromís (de las que más sube) o CC-NC, está última coalición duplicando sus actuales dos escaños. La CUP accedería al Congreso de los Diputados.

6. Nadie alcanza mayorías suficientes. Por supuesto que ni PP ni PSOE podrían gobernar en solitario. Pero tampoco llegarían de manera suficiente alianzas PP-UPyD o PSOE-IU. Harían falta, con toda seguridad, tripartitos o cuatripartitos, con partidos estatalistas y nacionalistas, de derechas e izquierdas, lo que parece muy poco probable. Además, frente al optimismo de algunos, no hay giro a la izquierda del electorado o este es absolutamente insuficiente: el espacio PSOE-IU sumó en las generales un 36,2%. Hoy el dato más positivo se lo da Celeste-Tel (40,6%) y el peor El País (38,2%).

7. La dificultad para articular un Gobierno estable, por la enorme dispersión del Congreso, si hacemos caso a las encuestas, supondrá que Europa y los poderes fácticos presionarán, con toda seguridad, a favor de una gran coalición entre los dos grandes partidos, PP y PSOE; que, no hay que olvidarlo, ya han alcanzado acuerdos como la reforma del artículo 135 de la Constitución (que establece que el pago de los intereses y el capital de la deuda pública de las Administraciones gozará de prioridad absoluta) en época de Zapatero o el reciente, e inútil, respecto a la Cumbre europea.

——–

NA: Este trabajo fue realizado y publicado días antes antes de la encuesta de El País de este domingo, que presenta un resultado de empate técnico entre PP y PSOE, así como de la publicación de la encuesta del CIS. Pero que no altera lo sustancial de las conclusiones aquí expuestas en la comparativa entre distintos sondeos.

———Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Ray Charles: “I Can’t Stop Loving You”

http://www.youtube.com/watch?v=aQXsM1l2wZ8

Canarias, una democracia adulterada

Imagen

CANARIAS, UNA DEMOCRACIA AL 30%

  • Las barreras electorales del Archipiélago, del 30% en la circunscripción, no tienen nada que ver con las del resto de Comunidades (entre el 3 y el 5%)
  • Resulta muy desequilibrado que el 17% de la población elija al 50% de la Cámara
  • Las elevadas barreras hicieron que en 2007 el 16,3% de los votantes (150.000 de un censo que supera los 920.000) se quedaran sin representación
  • Para modificar el Estatuto basta con contar con mayoría simple en el Parlamento; la ley electoral está mucho más blindada: exige un acuerdo de dos tercios de la Cámara

En estos momentos en que se debate sobre la necesidad de mejorar la calidad de la democracia española. En estos días en que se habla de transparencia, de listas abiertas, de consultas ciudadanas… Canarias sufre un déficit democrático mucho mayor que el resto de las comunidades autónomas, a consecuencia de un sistema electoral con barreras únicas en España y en Europa: del 30% en la circunscripción, que en Canarias es la isla, o del 6% en el conjunto del Archipiélago. Además, el valor del voto ciudadano es muy distinto según el territorio.

Enrique Bethencourt

Actualmente para poder acceder al Parlamento canario, un partido tiene que ser la fuerza más votada en un territorio o superar el 30% del voto insular (que es la circunscripción en las elecciones autonómicas) o el 6% archipielágico. No siempre fue así. En las primeras elecciones y hasta 1996, en que se reforma el Estatuto de Autonomía, eran menos restrictivas: 20% insular y 3% canario, aún así a gran distancia de lo que se exige en el resto de nacionalidades y regiones, que oscila entre el 3% y el 5% en la circunscripción; y en donde no existen dobles barreras.

Así, en los comicios de 1999, el PIL (ver gráfico) logró el 28% de los votos en Lanzarote (segunda fuerza, solo superada por unas décimas por CC en la isla de César Manrique) y se quedó sin ninguno de los ochos escaños que están asignados a este territorio por el Estatuto; en buena lid le correspondían dos actas, tanto con un sistema del 5% de barrera, como aplicando el anterior canario del 20% insular.

En 2007 sucedió algo similar. El PIL consiguió el 22,3% de los votos de Lanzarote y quedó fuera del Parlamento. También le sucedió a Nueva Canarias, que obtuvo el 5,42% en el conjunto del Archipiélago y el 11,83% de votos en Gran Canaria, duplicando ampliamente a CC en esta circunscripción, quedando fuera de la cámara, mientras que CC obtenía uno en la isla redonda (Ver gráfico).

En esa ocasión, un 36% de los hombres y mujeres que acudió a las urnas en Lanzarote en mayo de 2007 no vio traducida su decisión en representación en el Parlamento de Canarias. Es una cifra completamente escandalosa y que avergüenza a cualquier demócrata. Duplica ampliamente el porcentaje global de Canarias, donde más del 16,3% de las papeletas (es decir, los sufragios emitidos por más de 150.000 personas, de un censo que supera los 920.000) fueron directamente de la urna a la papelera, lo que tampoco es un síntoma de buena salud democrática.

En las últimas autonómicas, las celebradas en mayo de 2011, se corrigió a la baja este auténtico disparate. La unión de distintos grupos en torno a Nueva Canarias, justamente para superar las barreras electorales, posibilitó a este partido obtener dos escaños y al PIL uno. Y bajó de manera notable el número de papeletas sin representación hasta prácticamente la mitad que en las elecciones de 2007, quedándose en el 8,01%.

Abismo

Si lo comparamos con lo que ocurre en otras comunidades autónomas podemos observar el auténtico abismo que existe. En Cataluña, por ejemplo, en los comicios de 2012 semejante circunstancia no llegó al 5,8%. Y en Euskadi  el 4,77%, por la ruptura de la IU vasca en Esker Anitza y Esker Batua, que dejó a ambas partes sin representación, si no el porcentaje se hubiese reducido considerablemente.

En el caso de la comunidad presidida por Artur Mas, su barrera electoral de acceso al Parlamento está establecida en el 3%, al igual que en la que dirige Urkullu, mientras que en otras comunidades, como la valenciana, se eleva hasta el 5%.

Por ejemplificar, UPyD sacó un diputado en Euskadi en 2012 gracias a que superó la barrera del 3% en Álava, donde obtuvo 5.453 sufragios (3,52%). De aplicársele la normativa canaria hubiese necesitado multiplicarlo casi por diez (46.474 papeletas, para ser exactos) o haber superado las 66.615 en el conjunto del País Vasco (sacó 21.539). En el caso de la CUP que, también en 2012, obtuvo tres actas en Cataluña con el 3,47% y 126.435 votos, en Canarias hubiese precisado 218.619 para pasar el corte aplicando el criterio autonómico.

Otro gran problema de Canarias es la relación entre ciudadanos y sus representantes. Las circunscripciones son insulares y los escaños se distribuyen como sigue: El Hierro (3), La Palma (8), La Gomera (4), Tenerife (15), Gran Canaria (15), Fuerteventura (7) y Lanzarote (8). Ello hace que el 17% de la población elija al 50% de la Cámara y el otro 50% corresponda a los electores de Gran Canaria y Tenerife, las islas más habitadas que juntas suponen el 83% de la población.

Triple paridad

Se estableció, para evitar tensiones insulares, sobre la base de un criterio llamado triple paridad: entre Gran Canaria y Tenerife, 15 cada una; entre una provincia y otra, 30 para Las Palmas y otros 30 para Santa Cruz de Tenerife; y entre las islas no capitalinas y las capitalinas, 30 para cada una. Y ha beneficiado de manera exagerada a los territorios menos poblados. Además, una vez consolidado ese status las resistencias a cambiarlo son muy sólidas. Así, el voto de Juan Rodríguez o de Carmen Santana, residentes en las islas más pobladas, vale catorce veces menos que el de Juan Padrón, herreño. En esta isla, la menos poblada, un diputado puede salir por 1.500 sufragios; en Gran Canaria o Tenerife un escaño ‘cuesta’ más de 20.000 votos.

En la pasada legislatura el entonces portavoz socialista, Santiago Pérez, presentó en el Parlamento una propuesta de modificación del sistema electoral canario que consistía en rebajar a una única barrera insular del 5%, porcentaje igual al que existe en las elecciones a los cabildos, que también son de circunscripción insular. Esta propuesta no salió adelante.

Ahora, es Nueva Canarias (que cuenta con dos escaños en el Parlamento) la que propone al resto de los grupos de la Cámara debatir una reforma del sistema electoral canario, en la misma línea: con una barrera insular del 5%. Al anterior rechazo de PP y CC se suma ahora al PSOE, que considera que no es “prioritario”, mostrando su oposición a una modificación que siempre ha defendido y que va en su programa electoral. Las cosas del querer. O mejor, del poder.

Y es que hay un dato esencial: mientras que para modificar el Estatuto de Autonomía basta con contar con mayoría absoluta en el Parlamento canario, la ley electoral está mucho más blindada: exige un acuerdo de dos tercios de la Cámara. Tan blindada que no parece que el tema pueda ser resuelto en la presente legislatura. “No es un asunto prioritario”, asegura el secretario general del PP en las Islas, Asier Antona

Y, por esa curiosa escala de prioridades, unos y otros vienen imposibilitando que Canarias actualice el más injusto y desequilibrado de los sistemas electorales de España y Europa. Por esa curiosa escala de prioridades están condenando a Canarias a seguir teniendo una adulterada democracia del 30%.

elecciones_canarias_lanzarote_1999

elecciones_canarias_grancanaria_2007 

——————–

Este artículo, publicado en mayo en Zoom News, recobra actualidad, ante la presentación en el Parlamento de una propuesta de reforma electoral que intenta rebajar los topes hasta el 5% insular. PP, CC y PSOE se niegan. Sorprende especialmente este último que parece tener en Canarias un discurso distinto al estatal sobre la democracia y la participación ciudadana.

———–Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Moción de censura, algunas dudas

En medio de la actual escandalera política por el caso Bárcenas, es decir, por el caso de financiación irregular del PP, las donaciones más que sospechosas y los inmorales sobresueldos de su cúpula, la Oposición busca desesperadamente soluciones para que el presidente Rajoy deje la madriguera en que se encuentra agazapado y dé la cara. Estaría bien que hiciera esto último, ya no sólo por salvar su situación, sino por evitar el enorme daño que su cobarde actitud hace a las instituciones y al propio sistema democrático.

Pero Mariano Rajoy se encuentra cómodo en su madriguera, como se encuentra cómodo en las ruedas de prensa televisadas o, como la más reciente, con preguntas redactadas en Moncloa y leídas, sin la menor vergüenza, por un periodista de un medio de cabecera.

Rajoy se olvida de que fue elegido presidente del Gobierno por el Congreso de los Diputados y que está obligado a rendir cuentas ante él, por respeto a los representantes de la ciudadanía y, por extensión, al pueblo en su conjunto.

Entre las posibles opciones que se han barajado estos días toma cuerpo la presentación de una moción de censura, la tercera en esta etapa democrática. Una sirvió para dar más notoriedad a Felipe González; otra, para precipitar el final de la efímera carrera política de Hernández Mancha.

Actitud numantina

Compartiendo el fin, que el presidente del Gobierno deje de escabullirse y cuenta la verdad de sus relaciones con Bárcenas y su papel en este gravísimo caso, tengo mis dudas sobre si la moción de censura es el instrumento más adecuado, aunque entiendo que la actitud numantina de los populares, su falta de respeto al Parlamento y su uso perverso de la mayoría absoluta, dejan pocas opciones.

Reflejaré, sucintamente, mis dudas:

  • En primer lugar, formal: la moción de censura no está diseñada para lo que se pretende. Se supone que es un instrumento de descalificación de la labor del Gobierno y de presentación de un candidato y un programa alternativos, con aspiración de sustituirle, no una forma de conseguir la comparecencia del presidente del Ejecutivo o de abordar un concreto asunto.
  • Rajoy no está obligado a responder en ese debate, en el que el principal papel lo juega el hipotético candidato, presentando su programa, y los grupos parlamentarios, analizándolo y adhiriéndose o rechazando el mismo.
  • Además, estamos en un momento en que no hay candidato alternativo. Por un lado, porque Rubalcaba, el líder del principal grupo de la Oposición, no cuenta con el apoyo de la totalidad del resto de grupos y con algunos (desde UPyD a AMAIUR) tiene profundas diferencias programáticas. Asimismo, ni siquiera está claro que fuera el candidato del PSOE si realmente hubiera opciones de Gobierno.
  • Y, asimismo, la moción no tiene la menor posibilidad de prosperar, dada la mayoría absoluta aplastante del PP. La que consiguió con los votos (y los ‘no votos’) de los ciudadanos y las ciudadanas en los comicios del 20-N de 2011.
  • Llegado el caso, el Ejecutivo y el PP utilizaría toda su artillería mediática, que no es poca, para revertirla y convertirla en una contramoción contra el PSOE y el conjunto de la Oposición. Conviene recordar, además, que en último debate del Estado de la Nación, tras la puesta en marcha de profundos recortes, sufriendo ya los efectos de la reforma laboral y el enorme maltrato hacia los servicios públicos, con más desempleo y pobreza, Rubalcaba perdió de forma clara.
  • Considero que establecer demasiadas expectativas en la moción de censura puede generar, tras perderla, como se va a perder, una mayor frustración entre la gente que anhela que cambien las cosas.
  • El único que puede hoy desbloquear esta situación tan bochornosa es el propio PP, procediendo a la sustitución del presidente por alguien del propio partido conservador no contaminado por el escándalo Bárcenas. O bien, con la convocatoria de elecciones anticipadas (que plantean algunos partidos, convencidos de que van a mejorar su número de asientos en el Congreso) , algo que creo no desean ni el PP ni el PSOE; y que tengo la impresión de que dibujaría un panorama complejo, con enorme dificultad para establecer mayorías estables, y que podría abrir las puertas a la gran coalición (PP-PSOE).

En definitiva, desde el respeto a la buena voluntad y a muchas de las argumentadas razones de las que la defienden, mucho me temo que la moción de censura no va a sacar a Mariano Rajoy de la madriguera. Y que le queda mucha tarea por delante al hurón que trate de extraerlo de la misma. Aunque, tal vez, no sea este animal el que lo logre, sino un rejuvenecido viejo topo. Y ello exige paciencia, unidad y sabiduría.

———Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Tete Montoliu Trío: ‘Stella By Starlight’

http://www.youtube.com/watch?v=AGK3cmVD9CU

Sondeos para no dormir

Celeste-Tel acaba de publicar su barómetro electoral de julio, realizado, asegura, entre el 1 y el 5 del presente mes. Es evidente que el mismo no puede medir el impacto de los últimos acontecimientos, con las explosivas declaraciones de Bárcenas, al periódico El Mundo y al juez Ruz, que señalan directamente al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la financiación irregular del PP y los sobresueldos jugosos de sus dirigentes.

La encuesta de expectativa de voto da el siguiente resultado: PP (31,7%), 138/144 escaños; PSOE (27,0%), 111/116; IU (13,6%), 26/28; UPyD (8,0%), 11/14; CiU (2,7%), 11; AMAIUR (1,6%), 7; PNV (1,6%), 7; ERC (2,2%), 8; Compromís (1,4%), 3/4;  y CC-NC (0,9%), 4.

Le seguirían Ciutadans (1,4%), 3/4; BNG (0,7%), 2; CUP (0,7%), FAC (0,6%), 2; BNG (0,7%), 1/2; EQUO (1,3%), 1, mismo número de escaños que GEROA BAI, PA, PRC y MÉS.

La participación estimada para unas elecciones generales si se celebraran hoy sería del 51,2%. Es más alta que la de la encuesta de marzo (44,3%), pero muy alejada, más de diecisiete puntos, del 68,9% de la registrada en los comicios del 20 de noviembre de 2011. El incremento de la participación con relación a anteriores muestras parece que beneficia a los dos grandes partidos.

El sondeo muestra una leve recuperación de PP y PSOE, así como un estancamiento, a la baja, de IU y, más significativamente, de UPyD.

Los más que suben en votos con respecto a la encuesta de junio son AMAIUR, GEROA BAI y CUP; los que más bajan, CiU y UPyD.

Sondeo como para no dormir, por tanto. En los próximos días conoceremos alguna encuesta que valore la actual escandalera, que afecta al PP directamente, pero que pone en jaque a las instituciones y a la propia democracia.

—————–

Para acceder al Barómetro: http://www.celeste-tel.es/barometro-electoral-del-mes.html

———–Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Infierno del 42 (inmigración y asistencia sanitaria)

Verano del 42 es una película, del año 1971, que gira en torno a la relación entre un adolescente y una joven mujer adulta en plena IIª Guerra Mundial. Muchos la recordarán también por su banda sonora y el tema The summer knows, óscar a la mejor música original en 1972. ‘42, a secas, sin referencia estacional alguna, es el título de un film mucho más reciente. En este caso un drama deportivo sobre la vida de un jugador de béisbol que lucía ese número en su camiseta.

Pero el 42 del que les quiero hablar es mucho más cercano. Es el número de inmigrantes irregulares (o, si lo prefieren, de “extranjeros no registrados ni autorizados como residentes en el territorio español”, así se les denomina en la jerga administrativa oficial) que han logrado autorización para acceder a los servicios sanitarios en Canarias.

Recuerden que el PP, en una muestra de su singular grado de humanismo cristiano y solidaridad quitó la asistencia sanitaria a los inmigrantes irregulares en España. Es verdad, hay que reconocerlo, que “Dar Sanidad al inmigrante” no figuraba en ninguna de las Obras de Misericordia, aunque sí “Visitar y cuidar a los enfermos”, sin especificación nacional, étnica ni de status legal alguna.

Al margen del posible ahorro, los dirigentes conservadores pensarían dos cosas a la hora de tomar semejante decisión. Una, importante, que este colectivo no tiene derecho a votar. Y dos, no menos relevante, que a una parte significativa de la ciudadanía no le parecería mal la medida, ya se sabe: la sanidad o el trabajo, “para los de aquí”. ¿Les suena?

Las comunidades autónomas se plegaron mayoritariamente a la normativa discriminatoria, excepto unas pocas. Es el caso de Euskadi, entonces gobernada por el PSOE, que decidió seguir atendiendo a todas estas personas en su sistema sanitario público. Pero también la psocialista Andalucía de Griñán y la conservadora Galicia de Feijóo.

48.652 bajas

Canarias, gobernada por CC y PSOE, no lo hizo así. El Servicio Canario de Salud retiró, durante el último semestre de 2012, nada menos que 48.652 tarjetas sanitarias a sus titulares, según señaló en su momento el Ejecutivo canario en una respuesta oficial a una pregunta parlamentaria.

Posteriormente, el Gobierno canario publicó la Orden de 14 de diciembre de 2012, que acordó “la puesta en marcha de las actuaciones en materia de promoción de la salud, la prevención de la enfermedad y la prestación de asistencia sanitaria, dirigidas a personas extranjeras no autorizadas”. Y que establecía una serie de condiciones que lo convertían en una auténtica misión imposible. Salvo para esos 42 tomcruises, por lo visto.

Ahora, y ante otra pregunta parlamentaria del Grupo Mixto-Nueva Canarias, el Gobierno reconoce que casi siete meses después han sido sólo 42 los inmigrantes que se han acogido a la orden y pueden acceder a la atención sanitaria.

Discurso oficial

Eso sí, rebaja la población potencial afectada de los 48.000 iniciales a 14.595, menuda precisión para tratarse de “irregulares”, al indicar que el resto ya abandonó las Islas.

Tomemos por ciertos los datos de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, aunque esa fuga de inmigrantes no concuerda con ninguna estadística conocida ni con el presidencial discurso sobre este asunto. Debieran tratar de coordinarse.

Demos por válido que son 14.595 los “extranjeros no registrados ni autorizados como residentes en el territorio español” que residen en estos momentos en el Archipiélago.

Concluyamos, por tanto, que tiene la inmensa fortuna de poder acceder a los servicios sanitarios un 0,29% de ese colectivo. Menos da una piedra.

Aplaudamos, en fin, una normativa legal tan eficiente, tan precisa en la consecución de sus objetivos. Realizada por un presunto (palabra clave en estos convulsos tiempos) Gobierno de centro-izquierda.

Y disfrutemos, los seres humanos legales, junto a esos afortunados 42 que no lo son, de un sistema que, desde la eliminación de las más de 48.000 tarjetas sanitarias, ha agilizado y mejorado los tiempos de atención en los Centros de Salud y eliminado las saturadas listas de espera diagnósticas y quirúrgicas en los hospitales. ¿O no?

——

Recupero este texto, publicado inicialmente en el verano de 2013, tras el pronunciamiento del Consejo de Europa sobre la “ilegalidad” de la inmoral medida.

———Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

El tema musical de la película de marras:

http://www.youtube.com/watch?v=-lhdrFn5YHc

Sondeos electorales, ¿paella o tortilla?

Ahora que se habla de Gran Coalición, recuerdo este artículo en que ya lo planteé como una seria opción.

SONDEOS ELECTORALES, ¿PAELLA O TORTILLA’

Las encuestas publicadas estos días por distintos diarios dibujan un complejo panorama político. El mismo que lleva al periódico británico ‘The Economist’ a titular ‘A paella coalition?’ un artículo sobre las posibles alianzas político-partidarias en un futuro próximo.

Estamos hablando de unos sondeos que pronostican una elevada abstención y el retroceso de los dos grandes partidos; y de las dificultades que supondría establecer un Gobierno sólido sustentado en una mayoría parlamentaria estable. Lo que sí parece seguro que no se repetiría es la actual mayoría absoluta. Y lo que también parece claro es que la actual conformación del Congreso de los Diputados tiene profundas diferencias con lo que los ciudadanos y las ciudadanas piensan y votarían hoy.

Al margen de su precisión cuando estamos lejos de una convocatoria a las urnas (salvo las europeas de junio de 2014 o unas elecciones anticipadas en Andalucía), coinciden en la victoria del PP con un estrecho margen sobre el PSOE, de apenas 1,5 puntos, con dos fuerzas emergentes detrás, IU y UPyD, que aparecen muy estables en el último trimestre: la formación de izquierdas, ligeramente al alza, superando el 16%, y los magenta, con una suave caída en el período más reciente, en torno al 13%, según Metroscopia.

La de GESOP para El Periódico se atreve incluso a distribuir escaños: PP (118-122), PSOE (104-107), IU (48-50), UPyD (31-33), CiU (11-12), ERC (7-9) y otros (24-26); en este último apartado junto a PNV, AmaIur, BNG, CC-NC, Compromís, etcétera, entrarían en el Parlamento otras fuerzas entre ellas CUP, Ciutadans, EQUO o la ANOVA de Beiras (salvo que concurra con IU). Este sondeo vaticina que PP y PSOE estarían juntos por debajo del 55% en intención de voto, lo que expresa en buena medida la crisis del bipartidismo.

Hipótesis

Ante esta situación se plantean distintas hipótesis sobre futuras fórmulas de Gobierno. ‘The Economist’ en un artículo publicado hace unos días y titulado ‘A paella coalition?’ http://econ.st/1aM4dyi aventura que con los datos de las recientes encuestas “los socialistas tienen ventaja. Pueden aliarse con IU, UPyD y los nacionalistas catalanes o vascos…Tal vez, dado el número de ingredientes que puede necesitar, el próximo gobierno de España se verá como el popular plato nacional: una coalición paella”.

Mi impresión se aleja bastante de las predicciones del diario ‘The Economist’. Considero que con un Congreso de semejante conformación la salida sería otra bien distinta. Especialmente, por la dificultad para mezclar adecuadamente semejantes ingredientes, es decir, por las notables diferencias entre las partes; por ejemplo, el modelo de Estado centralizador o el apoyo a la Ley Wert por parte de UPyD casan bien poco con lo que piensa IU, federalista y contrario a la LOMCE, y, por supuesto, con el conjunto de formaciones nacionalistas.

Gran coalición

Creo que de darse un resultado como el que hoy reflejan las diversas encuestas publicadas sería mucho más factible que se avanzara hacia una gran coalición entre PP y PSOE, como ocurriera hace unos años en Alemania entre CDU y socialdemócratas; y de la que, no lo olvidemos, salió muy fortalecido el partido de la señora Merkel.

En contra de las previsiones gastronómicas planteadas por ‘The Economist’, creo que en vez de la variada paella de múltiples ingredientes es muy posible que, en consonancia con los tiempos y modas, tendríamos un sensible recorte en el número de los mismos. Y que el plato político a elaborar sería una sencilla tortilla de papas y huevos, PP y PSOE, PSOE y PP, tanto monta, monta tanto.

Por cierto, prefiero el canario sancocho.

———Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Quilapayum: ‘Qué culpa tiene el tomate’

http://www.youtube.com/watch?v=M3clJISZWtg

Datos paro: apariencia y realidad

Cada vez que salen los datos del desempleo, sea registrado o de la Encuesta de Población Activa (EPA), los gobiernos, central y autonómicos, reaccionan según les conviene. Si sube el paro es culpa del otro, si baja, una muestra del éxito de las políticas económicas aplicadas pese a la dura coyuntura local, estatal e internacional…Resulta penoso, pero real como la vida misma.

Ahora acaban de salir los datos de desempleo registrado de junio. Que resultan positivos en apariencia, al menos en apariencia. En España el paro disminuye en 127.248 personas (-2,60%) en el mes de junio. Y son cuatro meses en la misma tendencia, lo que posibilita  que en el primer semestre del año el paro haya bajado en 85.043 efectivos, aunque en variación interanual, respecto a junio de 2012, se incrementa el desempleo en 148.411 (3,22%).

Sombra

Pero los datos de junio presentan una significativa sombra, al margen de la estacionalidad. Me refiero a que esos 127.248 desempleados menos van acompañados sólo de 26.853 afiliaciones más a la Seguridad Social, lo que parece indicar que el descenso de inscritos no supone que haya más empleo, sino menos gente animada a apuntarse.

Esto es muy evidente en el caso de Canarias, donde el paro registrado disminuye en el mes de junio en 3.308 personas (-1,12%), situándose el número de desempleados en 293.054. Pero, también, donde las afiliaciones a la Seguridad Social bajan en 919. Y así, en esa tendencia destructora de empleo, lleva sin cambios desde finales de 2012. Entre enero y junio se han evaporado 16.929 inscritos a la Seguridad Social en el Archipiélago. Desde el inicio de la actual crisis económica, Canarias ha perdido 163.654 empleos regulares, medidos en bajada de afiliaciones a la Seguridad Social.

Junto al escalofriante dato del 44% de desempleados de las Islas que ya no tienen ninguna prestación e ingreso. Sólo salvados por el apoyo familiar y de instituciones benéficas, así como por la economía sumergida.

Turismo

Todo esto sucede en medio de un buen comportamiento del sector turístico, el eje de nuestro modelo económico. Si 2011 fue excelente y 2012 muy bueno, en 2013 las cosas marchan bien, especialmente por el 8% de crecimiento del gasto de los turistas extranjeros en los primeros meses del año.

Y, a pesar de ello, se sigue destruyendo empleo, aunque algunos no se aperciban de ello.

En declaraciones a TVE en Canarias, la diputada del PP Australia Navarro, asegura que hay que estar satisfechos por el hecho de que en Canarias “no se siga destruyendo empleo”, lo que demuestra que no entiende nada.

——–Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Atahualpa Yupanqui: ‘Trabajo, quiero trabajo’

http://www.youtube.com/watch?v=CD5tN5Tq0Ls