Un 69 nada erótico

Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre del año son terribles. Confirman el rotundo fracaso del Gobierno de Rajoy, sus políticas tan neoliberales como profundamente erróneas y su completa incapacidad para cambiar la actual deriva que incrementa la pobreza y la exclusión social.

Superar los 6,2 millones de desempleados constituye un récord histórico y la constatación de que la economía española se encuentra en completa recesión y que no mejorará en el próximo período. De hecho, el Ejecutivo del PP ya se ha rendido y afirma que acabará la legislatura con 1, 3 millones de desempleados más que la cifra existente cuando llegaron a La Moncloa.

La ventaja es que, como muy gráficamente ha señalado la portada del progubernamental ABC, los desempleados anteriores al 20-N de 2011 eran culpa de José Luis Rodríguez Zapatero; los actuales, sin embargo, son responsabilidad exclusiva de Ángela Merkel. Es difícil encontrar un análisis tan grosero y cínico, pero es lo que hay.

Sin título

En el caso de la Comunidad Canaria, con más del 34% de desempleo, nos encontramos siete puntos por encima de la media estatal. Y gracias a que el turismo se ha comportado más que razonablemente en los últimos años; y que, incluso, sube el gasto turístico en lo que va de 2013, un 7% en entre enero y marzo con relación al mismo período de 2012.

Comedores

Además, la EPA última señala que 118.000 hogares de las Islas tienen a todos sus miembros en paro, muestra de la creciente pobreza en las Islas que ha obligado al Gobierno canario (que tambiién está obligado a replantearse sus políticas, por poco margen que tenga) a mantener abiertos distintos comedores escolares en verano para atender a 8.000 menores con dificultades para alimentarse adecuadamente por la situación extrema de sus familias.

Asimismo, mientras que el paro juvenil es del 57% en España, en Canarias se eleva doce puntos más hasta alcanzar el 69%. Un porcentaje nada erótico y del todo inquietante que marca a toda una generación invitada, como diría la simpar ministra Báñez, a la movilidad exterior. Una movilidad exterior que este pueblo ha practicado durante siglos (la última oleada a Venezuela y Argentina en los años cincuenta del pasado siglo).

Sólo que entonces, menos eufemísticamente, la denominábamos emigración.

——Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

La Contra (más tarde Taburiente): La última folía.

http://www.youtube.com/watch?v=xPucdB1tqmM

Anuncios

Ese 10%

La encuesta de Metroscopia que el diario El PAÍS publica en torno a la legislación sobre interrupción voluntaria del embarazo confirma que el Gobierno de Rajoy aborda su transformación restrictiva por razones ideológicas, no por sensibilidad con una demanda ciudadana en tal sentido. No existe tal exigencia, salvo en Rouco Valera y sus liberticidas que siguen pensando que el sexo es un pecado, salvo para procrear, y que las mujeres son meras máquinas reproductivas; y que condenan, asimismo, a homosexuales y lesbianas.

De hecho un 46% aprueba el actual sistema de plazos, que da mayores garantías jurídicas a mujeres y profesionales sanitarios, además de ser mucho menos subjetivo que el de los supuestos (malformación del feto, peligro para la salud de la madre o embarazo a consecuencia de una violación). Y otro 41%, con más sintonía con el PP, se inclina por este último, el de los supuestos.

Llama poderosamente la atención que la actual normativa, la de plazos, cuente con el apoyo de un 38% de encuestados que se consideran católicos, lo que demuestra la pluralidad de las bases cristianas y que éstas no siempre siguen los mandatos de la cúpula eclesial sobre este tema o sobre la sexualidad, los anticonceptivos o los matrimonios gais.

Medievales

Eso dije cuando la celebración en Madrid de la Jornada Mundial de la Juventud (Católica), en agosto de 2011: “Sólo me consuela pensar que muchos de esos entusiastas jóvenes pro Papa, como sucede con buena parte de los bautizados, harán poco o ningún caso en el transcurso de sus vidas a preceptos tan disparatados y a pensamientos tan discriminadores, medievales y deshumanizados; y buscarán el placer en sus relaciones, homosexuales o heterosexuales, usarán condón u otros anticonceptivos y no admitirán en modo alguno la secular marginación de las mujeres”.

Pero volviendo a la encuesta de Metroscopia hay un porcentaje que se repite y que no puedo dejar de reseñar: el 10%. Sí, uno de cada diez que considera que el aborto debe ser perseguido como delito en cualquier supuesto. Y, menuda casualidad, es asimismo un 10% los que rechazan abiertamente cualquier reconocimiento de las parejas homosexuales.

No sé si es consuelo pensar que, posiblemente, se trate de los mismos.

——–Puedes seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Elvis Costello & The Attractions: ‘Pump it up 1978’

http://www.youtube.com/watch?v=opIL3Yt0Un8

Venezuela: golpismo mediático

Lo del periódico ABC y su foto manipulada de Venezuela es un buen ejemplo para facultades de periodismo. Ni cortos ni perezosos ilustraron un artículo de su corresponsal en Caracas, Ludmila Vinogradoff, contra el presidente electo (Fascismo puro y ma-duro) con una fotografía en que un grupo de policías le metía una buena paliza a una manifestante que se encontraba en el suelo.

Daba igual que la susodicha foto, de la que es autor el activista egipcio Ramy Raoof, correspondiera a una manifestación de la Primavera árabe, exactamente en Egipto, en diciembre de 2011, alejada en el tiempo y en el espacio, pero no en la febril imaginación de los rectores del diario conservador español. Por cierto, la página fue retirada horas más tarde sin la menor explicación ni disculpa.

Cierto es que esta práctica no es nueva en ABC. En los años 80 hicieron desaparecer de su portada las numerosas ikurriñas que se encontraban en el chupinazo de unos sanfermines; banderas que si podían reconocerse nítidamente en el resto de los diarios de la época. O aumentaban los manifestantes de un acto anti-aborto con el fino recurso de colocar una foto apaisada que resultaba ser la misma imagen duplicada: las mismas pancartas y personas se repetían en un trabajo digno del análisis de Cuarto Milenio.

Otra muestra es la escasa difusión del documento en que los observadores españoles califican el resultado de las elecciones de Venezuela de fiable. Asegurando que “el ejercicio del voto y el secreto del mismo, en lo que hemos podido ver, ha estado garantizado. El sistema permite un doble contraste de resultados, con el voto electrónico y el recuento de papeletas, por lo que consideramos que ofrece una adecuada fiabilidad”. El texto está suscrito por sospechosos bolivarianos: el expresidente del Congreso, José Bono, el catedrático y exembajador en Venezuela, Raúl Morodo, y los diputados Daniel Serrano (PP), Antonio Trebín (PSOE) Antoni Picó (CiU), Enrique López (IU) y Aitor Esteban (PNV).

Excepciones

¿Es distinto el comportamiento del resto de medios con relación al muy descarado ABC? En modo alguno, salvo minoritarias excepciones. No dispongo de instrumentos para realizar un análisis cuantitativo y cualitativo del tratamiento de los comicios venezolanos, pero por todo lo observado estos meses estoy convencido de que más del 90% de las noticias son favorables a Capriles y hostiles a Maduro. Lo que muestra la exquisita objetividad de los medios españoles.

La misma objetividad que, en 2002, llevó a El PAÍS, a editorializar a favor del golpe de estado de Carmona. O que muestra su distinto tratamiento entre las elecciones ganadas por Maduro con un 1,59 puntos con las mexicanas del 2006 en que Calderón superó a López Obrador por apenas un 0,56. Entonces llamó al candidato izquierdista a aceptar el resultado que calificó de “victoria justa”. Por cierto, López Obrador, desconozco si por su falta de reconocimiento al dictamen de las urnas o por otras razones, quedó más de siete puntos por debajo de Peña Nieto en las presidenciales mexicanas de 2012.

Lo de la foto de ABC sobre Venezuela es la manipulación grosera, de brocha gorda. Pero se convierte en el paradigma del tratamiento que los medios españoles han dado a las elecciones en dicho país, tanto al proceso electoral como a sus resultados y a la posterior violencia desatada por los opositores. Periódicos, radios y televisiones, salvo muy honrosas y minoritarias excepciones, han recurrido al uso de la mentira como arma política. Sin el menor complejo. Sin el menor resquicio para la ética.

mujer-golpeada

————Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Silvio Rodríguez: ‘La primera mentira’

http://www.youtube.com/watch?v=ql8Q-uh8EMM

Elecciones en Venezuela. Tres notas urgentes

Las elecciones celebradas en Venezuela este domingo han dado una victoria muy estrecha de Nicolás Maduro sobre Henrique Capriles, muy lejos del resultado previsto por las encuestas que auguraban una holgada diferencia a favor del candidato que Hugo Chávez propuso como su sucesor.

La diferencia entre Maduro y Capriles es de apenas 1,59 puntos, menos de 235.000 sugrafios. Cierto que esto también ha sucedido en otros comicios presidenciales. En las francesas de 2012, Hollande sacó el 51,64% y Sarkozy le pisó los talones con un 48,36%. O en las salvadoreñas de 2009, en que el FMLN se impuso con el 51,3%, muy poquito por delante de ARENA (48,7%). No digamos ya las estadounidenses de 2000, que perdió Al Gore ante George Bush, con una diferencia de apenas 500 votos. Y en las mexicanas de 2006 que Felipe Calderón ganó a López Obrador por 0,56 puntos de diferencia (35,89% frente a 35,33%) (1).

Pero no es sólo la escasa diferencia de papeletas entre ganador y perdedor. Están también las inevitables comparaciones con las presidenciales de octubre. Cierto que marcadas por el enorme carisma de Hugo Chávez, del que no parece gozar Maduro. El presidente electo ha perdido 685.744 votos respecto a los que sacó Chávez; y Capriles ha crecido en similar medida, 689.099 sufragios. ¿Trasvase de votos? ¿La apertura de alguna fisura en el partido gobernante?

La abstención, de manera sorprendente, también se ha incrementado, al pasar del 19,44% al 21,89%. Resulta llamativo que en unas elecciones tan polarizadas cerca de 3.700.000 ciudadanos y ciudadanas no se pronuncien en las urnas.

Capriles se mueve entre dos efectos de distinto signo para su persona y liderazgo. El positivo de haber mejorado sustancialmente los resultados de 2012. Y el negativo de cosechar una segunda derrota; y esta vez no ante el ciclón carismático de Chávez, sino frente a un candidato mucho más verde y que parece suscita menos entusiasmo popular, aunque haya triunfado en las urnas.

Maduro tiene ante sí una ingente tarea de consolidación de su liderazgo, en buena medida heredado. Así como retos importantes en materia económica y en combate abierto contra la lacra de la violencia. Además de analizar esa, parece que evidente, fuga de votos; y lograr sintonizar con esa parte del pueblo venezolano que, pese al indudable éxito de muchas de las políticas sociales chavistas (reconocido incluso en la campaña por el líder opositor) ha preferido apoyar a Capriles.

————–(1) Entonces el periódico El País editorializó bajo el título “Victoria justa” y, entre otras cosas, decía lo siguiente:

“La inapelable decisión del Tribunal Electoral de declarar la validez de los comicios del pasado 2 de julio y proclamar presidente electo al candidato derechista del PAN, Felipe Calderón, cierra definitivamente una página. Y debería llevar a su rival del PRD, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, a deponer su resistencia en la calle. Calderón sólo le ha sacado 234.000 votos o un 0,56%. Es una victoria ajustada, pero no por ello menos justa.

Ha llegado la hora de recomponer, no de seguir rompiendo platos. El Tribunal Electoral está libre de toda sospecha y ha actuado con profesionalidad. Su dictamen no es incondicional, pues ha planteado alguna duda. Para los magistrados, la irregularidad más grave la constituyeron las intervenciones, más o menos metafóricas, del actual presidente Fox, también del PAN, en favor de Calderón un mes antes de las elecciones, cuando debería haber respetado una escrupulosa neutralidad. Lo importante es que, aun cuando “no hay elección perfecta”, según la juez Alfonsina Navarro, el Tribunal ha considerado que no se ha vulnerado de forma “importante y generalizada” ninguno de los principios rectores del proceso electoral. Pero encontró irregularidades. Y aunque, según un sondeo de El Universal, el 71% de los mexicanos rechaza la resistencia civil de López Obrador, sólo un raspado 51% cree que las elecciones fueron limpias. Es algo a tener en cuenta”.

———–Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Orquesta Sinfónica Juvenil de Venezuela:

http://www.youtube.com/watch?v=42xuLa5wHEs

14 de abril, a por la tercera

Una de las razones por las que no voté a favor de la Constitución de 1978 fue la imposición de la Monarquía en la misma. Sin debate previo ni posibilidad de decidir sobre el modelo de Estado se nos imponía a la persona y la institución designadas por el dictador Franco para dejarlo todo “atado y bien atado”. Decidí entonces abstenerme, como, por distintos motivos, hizo un 37,1% de los ciudadanos y ciudadanas de Canarias, ligeramente por encima del 32,89% estatal.

En mi decisión no sólo influyó la evidente vinculación entre Juan Carlos I y el sanguinario dictador fallecido en una cama tres años antes. También el convencimiento de que las monarquías forman parte del pasado, no precisamente glorioso, y que es del todo impresentable que la jefatura del Estado se herede.

Al margen, claro está, de la mayor o menor nostalgia por la IIª República, una etapa muy interesante de nuestra historia que intentó dar un salto en el tiempo, aplicándose a fondo en la extensión de la educación, la reforma agraria, los derechos laborales, el mayor papel de las mujeres en la vida social, las reivindicaciones descentralizadoras y, en general, la modernización de un país tremendamente atrasado, desigual e injusto.

Una República frustrada por el fracasado golpe del 36 y la posterior guerra civil que ganaron los fascistas, entre otras cosas, y al margen de los errores y desunión de los republicanos, por el decidido apoyo de la Alemania de Hitler y la Italia de Mussolini, mientras la Europa democrática miraba para otro lado y no fue capaz de apoyar, como correspondía, a los demócratas españoles.

Negocios

Ahora, tras 38 años de Monarquía, la institución pasa por sus peores momentos. Las variadas cacerías del Rey, sus herencias en Suiza, sus presuntos negocios, los también presuntos delitos de su yerno, unidos a la crisis económica, el empobrecimiento de la población y el descrédito global de las instituciones, hacen que haya crecido el sentimiento republicano entre la ciudadanía. Tanto que el CIS elude preguntar sobre el Rey y la Monarquía para evitar mayores sobresaltos.

En el pasado la Monarquía salía bien parada en esos estudios. Tenía que ver con una vinculación simbólica entre su restauración y la llegada a España de la democracia tras cuarenta años de dictadura franquista, pese a que fue el dictador quien la impuso como sucesión de su régimen.

También a un trabajo denodado de imagen, que era capaz de embellecer su papel en el golpe de Estado del 23-F, aunque hay muchas sombras sobre lo que el monarca pensó e hizo en aquella larga tarde-noche hasta su comparecencia televisiva e, incluso, sobre su conocimiento previo de la asonada militar.

Y, asimismo, a un pacto de silencio de los medios de comunicación sobre las actividades de Juan Carlos, tanto públicas como privadas, que impedían a amplias capas de la población acceder a muchos comportamientos poco presentables.

Todo eso ha saltado por los aires en los últimos años.

Conocíamos sus cacerías de elefantes en plena depresión económica y con un pueblo asfixiado cada día más por la pobreza y el paro. Lo que deterioro su imagen, algo que no pudo solventar del todo su “me equivoqué, no volverá a ocurrir” a la salida de la clínica tras ser operado de la cadera.

Se aireaban, asimismo, sus relaciones peligrosas con la princesa Corinna, que culminaban todo un cúmulo de infidelidades con artistas y cantantes, mejor o peor tapadas.

Y, hace unas semanas, el periódico El Mundo informaba sobre la parte de la herencia de su padre, don Juan, esos 375 millones de pesetas que el hijo de Alfonso XIII colocara en cuentas suizas; y de las que diversos grupos de la oposición han preguntado al Gobierno si se mantienen allí y si tributan o no.

Referéndum

A pesar de esto no tengo claro que pasaría de celebrarse un referéndum sobre Monarquía o República. En este pais hay, todavía, mucho conservadurismo y tradicionalismo; y tratarían, además, de vendernos una Casa Real renovada, moderna, con Felipe y Letizia al frente, que de hecho gozan de mejor valoración popular que Juan Carlos.

Pero, fuera cuál fuera el posible resultado de la consulta, considero que lo más justo, lo más respetuoso, es que podamos elegir libremente el modelo de Estado. Una oportunidad que se nos burló deliberadamente en 1978 y que ahora forma parte de las más elementales exigencias democráticas. Yo tengo claro mi voto. A por la tercera.

————–Puedes seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Mercedes Sosa: ‘Todo cambia’

http://www.youtube.com/watch?v=g8VqIFSrFUU

Supina ignorancia parlamentaria

Esto escribí, en 2011, sobre el hoy desafortunadamente famoso Sigfrid Soria, respecto a una iniciativa parlamentaria.

Supina ignorancia parlamentaria

Se ha cubierto de gloria el Parlamento de Canarias con su propuesta para el ‘Día de las Letras Canarias 2012’. A iniciativa del lumbrera de Sigfrid Soria, sus señorías han planteado el nombre del insigne científico lanzaroteño Blas Cabrera Felipe que, represaliado por la dictadura franquista, terminó su brillante carrera en el exilio mexicano, donde falleció en 1945. Un hombre de indiscutibles méritos en la física, pero que poco o nada tiene que ver con las letras.

Tal vez nuestros diputados gozan con la prosa de ‘La teoría de los magnetones y la magnetoquímica de los compuestos férricos’, ‘Principios fundamentales de análisis vectorial en el espacio de tres dimensiones y en el Universo de Minkowsk’i  o ‘Estado actual de la teoría de los rayos X e Y. Su aplicación al estudio de la estructura de la materia.’ Y encuentran contenido poético en ‘Principio de relatividad’ o ‘Paramagnetismo y estructura del átomo y de la molécula’. Pero me temo que no, que el problema es que no tenían ni pajolera idea de lo que proponían.

Ya en esta misma legislatura hubo otro antecedente disparatado cuando los diputados Carlos Ester y Australia Navarro pidieron a la consejera de Educación, Milagros Luis Brito, que exigiera a la editorial Akal que rectificara el “lesivo y deplorable” trato dado a Canarias en su manual sobre la asignatura de Educación para la Ciudadanía.

Los inteligentes diputados montaron un cirio por un texto que ni era un manual ni estaba en los colegios de las Islas. Se trataba de un libro de filosofía en el que se recogían los particulares puntos de vista de su autor, que se pueden compartir o no. Pero pedirle que rectificara sería tanto como solicitarles a Vargas Llosa o a Gabo que modifiquen algunos párrafos de sus obras. Semejante ridículo, por un acto mezcla de ignorancia supina y mala fe, no produjo el menor rubor en Navarro y Ester; igual hasta quedaron contentos con su hazaña.

Ahora sucede igual, tres años después, con esta propuesta para el Día de las Letras Canarias que demuestra, además, la enorme descoordinación de este Parlamento que agoniza. Porque su mesa, con la presencia de Antonio Castro, Paquita Luengo y Cristina Tavío, adquirió con la Fundación Pancho Guerra el compromiso de promover que tan señalada fecha sirviera para reconocer la obra del escritor tirajanero, autor de ‘Los cuentos famosos de Pepe Monagas’ o del extraordinario ‘Léxico de Gran Canaria’, del que se cumplió el centenario de su nacimiento el pasado año.

De todos modos, la cancaburrada parlamentaria abre nuevas puertas a iniciativas creativas en nuestra Comunidad. Así, se podía proponer el premio Canarias de Deportes para Los Sabandeños, el de Bellas Artes e Interpretación para el futbolista Pedrito, el de Comunicación para la ex consejera Rita Martín y, ya puestos, el de Acciones Altruistas y Solidarias al generoso juez del caso Tebeto. Todo se andará.

——–Puedes seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

¿Periodista? ¡No, gracias!

Del último estudio del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), correspondiente al mes de marzo, se ha destacado la relevante subida de la “corrupción y el fraude” como problema percibido por la ciudadanía como el segundo más relevante (44,5), inmediatamente después del paro (81,6) que, lógicamente, encabeza la lista. Pero hay otras curiosidades. Algunas con referencia a la profesión periodística.

Así, la televisión aparece a enorme distancia como el medio preferido para informarse (56,8), seguido por la radio (13,7), digitales (11,9) y, por último, periódicos de papel, que siguen su languidecer.

Sin embargo, la cosa cambia cuando se pregunta por la confianza que generan los medios en los ciudadanos y ciudadanas. Entonces aparece la radio destacada con una nota del 5,83, por delante de la prensa de papel (5,59), los digitales (5,53), la televisión, muy vista pero parece que menos creíble (5,33) y, cerrando la clasificación blogs (4,65) y redes sociales (4,56).

Cualidades

Respecto a las cualidades para ser un buen periodista, los encuestados apuntan a la formación académica (25,4), la objetividad y la capacidad de análisis (29,2), el contraste de la veracidad de las noticias (21,2) y la experiencia (7,7).

En cuanto a los principales problemas que afectan a los profesionales del periodismo en dimensión mayor que otros trabajos, se señalan los horarios complicados (31,7), la falta de independencia (30), la precariedad laboral (12,1), el exceso de carga de trabajo (12,4) y los salarios bajos (5,6).

Confianza

En relación a la confianza en la información que se recibe a través de los medios de comunicación, la media es del 5,16, un aprobado bien bajo. Las informaciones que inspiran más confianza son las culturales (6,37) y deportivas (6,10). Y las que menos, las económicas (4,80) y las políticas (4,01).

También aparecemos reflejados en el capítulo de valoración de las profesiones. En él destacan las buenas notas de médicos (8,52), profesionales de enfermería (7,96) y docentes (7,93). Los periodistas estamos en la cola, con un 6,43, en medio de jueces (6,31) y abogados (6,58).

Más curiosa, si cabe, es la respuesta a qué profesión recomendaría a su hijo. La medicina se dispara en las preferencias ciudadanas (25,5), muy por encima de la ingeniería (11,5) o la enseñanza (10,2).

¿Dónde aparecen los periodistas? En el furgón de cola, con un 1,7, sólo mejor que los albañiles (1,2) y algo peor que los fontaneros (1,9).

Da la impresión de que como en el viejo lema antinuclear, la gente entona el ¡No, gracias! con respecto al periodismo. Al menos como futura salida profesional para sus hijos e hijas.

 

—–Puedes seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Stan Getz: ‘Autumn Leaves’