¿Pueden ser cuestionados los escraches?

“Soy hombre de dudas y pobre del que no dude”, dijo el seleccionador Vicente Del Bosque recientemente. Me aplico el cuento. Aunque no sé si es políticamente correcto hacerlo en estos tiempos. Me pasa estos días con el asunto de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y la práctica de los escraches.

Considero que el denodado trabajo de sus integrantes ha sido trascendental para extender el conocimiento del problema, para sensibilizar a la sociedad y para poner sobre la mesa la necesidad de cambios legislativos en beneficio de las personas, y no de los bancos, en un asunto especialmente doloroso. Así como, y no es menor cosa, para que los afectados se sintieran apoyados en tan duro trance.

Pero la enorme consideración que tengo a la gente de la PAH no impide que discrepe sobre el asunto de los escraches. Es verdad que sería más fácil quedarme callado o sumarme al aplauso de tantos. Pero como entiendo que es una acción equivocada, lo digo. Como lo dije cuando los espontáneamente abucheados, zarandeados e insultados fueron, en distintas movilizaciones, Juan Fernando López Aguilar o el propio Cayo Lara (vean este último caso: http://bit.ly/k9EeoS).

Neutral

Lo digo y no por ello soy “neutral”, como ha señalado, injustamente, algún amigo bloguero. No lo soy entre los que sufren y los causantes del dolor; no lo soy entre los torturadores y los torturados; entre los opresores y los oprimidos en cualquier lugar del Planeta; entre los colonizadores y los colonizados; entre los maltratadores y las maltratadas… No lo soy, tampoco, entre los que pierden su vivienda y las entidades bancarias usureras y la legislación que beneficia descaradamente a éstas.

Y, en consecuencia, no considero que discrepar en una medida concreta me convierta en un depravado agente de Botín. Como no estar de acuerdo con alguna determinada decisión de los sindicatos,  a veces me pasa (¿a ustedes no?), me hace automáticamente aliado de Juan Rosell y de la CEOE.

Lo digo y no pongo en el mismo plano el origen y eje del problema (la gente que pierde su vivienda) que una reivindicativa acción concreta (perseguir y abuchear a diputados). Sé perfectamente que es infinitamente mucho más duro verse en la calle (culminando, con toda seguridad, otras pérdidas previas al margen de la casa: la del empleo o la de buena parte del salario) que aguantar uno o varios abucheos solos o acompañados de la familia, por desagradables que puedan resultar.

Silencio

Pero afirmar, como he escuchado y leído, que los escraches “no pueden ser cuestionados” me parece muy preocupante. Claro que pueden serlo, como la huelga general revolucionaria y las muy diversas propuestas parlamentarias. Salvo que creamos en la verdad única y en el silencio acrítico. Que espero no sea el caso.

Tengo la impresión, además, de que a la PAH no le hacía falta esta vuelta de tuerca. No va a servir para modificar la posición de los diputados conservadores respecto a la legislación sobre desahucios y en torno a la propia Iniciativa Legislativa Popular. Y, tal vez, sí para restar apoyos a la PAH de gente que simpatiza con su causa pero, legítimamente, no ve con buenos ojos este tipo de acciones; y que no por ello, no seamos simplistas, están del lado del opresor bancario.

El tema de los escraches no es nuevo. En Canarias lo puso en práctica un sindicato docente que, hace dos décadas, se manifestó en la puerta de la casa de un director general de Educación para reivindicar temas laborales; exigiendo que diera la cara el susodicho cargo, cuando en la vivienda sólo se encontraba una menor de 12 años, visiblemente asustada. No me gustó nada.

Como tampoco me gustaban los reiterados abucheos al entonces presidente Zapatero por cachorros o no tan cachorros del PP; o los escraches, que la red ha rescatado, al peneuvista Jon Josu Imaz por parte de Rosa Díez (menuda cara la suya; ahora, sin la menor autocrítica, pontifica en contra de los mismos) y la muy ‘moderada’ María San Gil.

Como no me gustaría que grupos ultracatólicos antiaborto persiguiesen a diputados o a médicos por defender la interrupción voluntaria del embarazo. Que lo argumentarán, no les quepa duda, afirmando que están defendiendo la vida; y que podrían llamarles asesinos delante de sus hijos. Como Díez y San Gil, brutal e injustamente, hacían con Imaz en distintos actos.

Manipular

La reacción del Gobierno de Rajoy y del conjunto del PP en este asunto, como en otras ocasiones, no puede ser más torpe y manipuladora. Por un lado, criminalizando a la PAH y tratando de identificarla con ETA y su entorno, cansino recurso al que recurren carentes por completo de ideas. Por otro, remitiendo una esperpéntica circular a la policía, que ha sido rechazada por el SUP al entender que es una barbaridad “identificar sin haber cometido una infracción y proponer detenciones”.

Todo menos lo que decieran hacer: sacar adelante una legislación consensuada, razonable y justa sobre los desahucios, que evite que miles de personas se vean en la calle; que posibilite, también, soluciones dignas y eficaces para el casi medio millón de personas que ha perdido su casa en los últimos años. Parchear, no ir al fondo del asunto, constituye, en mi opinión, una pésima opción.

En definitiva, seguiré apoyando la lucha contra los desahucios, con o sin escraches. Continuaré cuestionando el poder financiero sobre los gobiernos y el conjunto de la sociedad. Insistiré en que son necesarios profundos cambios en las políticas económicas, hoy convertidas en políticas anti personas. Y, aunque a algunos les parezca una herejía, y mientras no me convenza de lo contrario, mantendré mis serias dudas y mis críticas sobre los escraches.

—————–Puedes seguirme en Twitter: @EnriqueBeth

Silvio Rodríguez: ‘El tiempo está a favor de los pequeños’

http://www.youtube.com/watch?v=bCQG-egraz0

Irak, la guerra y sus cómplices

Se cumplen diez años del comienzo de la guerra de Irak. Evoco hoy, en el lado positivo, las manifestaciones multitudinarias de aquellos días en distintas ciudades europeas haciendo llegar a los gobiernos el rechazo de los pueblos a la barbarie que se avecinaba. Y, en el negativo, la sordera interesada de los dirigentes políticos de entonces, tan soberbios y guerreros como escasamente morales.

Una década después, el conflicto iniciado aquellos días ha supuesto cientos de miles de muertos y heridos, decenas de miles de mutilados, destrucción de infraestructuras y peor vida para los ciudadanos y las ciudadanas de Irak. Y una significativa reserva de odio acumulado.

Aquella guerra ilegal, inmoral e injusta tiene responsables directos: George Bush, Tony Blair y Aznar, que debieran estar sentados en el banquillo de una Corte Penal Internacional. La construyeron desde la mentira y la manipulación, con aquellas armas de destrucción masiva utilizadas como excusa para la invasión y el expolio de las riquezas. O la nunca probada vinculación de Sadam con Al Qaeda y los atentados terroristas del 11 de septiembre en Estados Unidos.

Como bien señala el escritor uruguayo Eduardo Galeano, en un artículo titulado Criminología, “Iraq no amenazaba la paz mundial en la realidad, pero sí en los discursos de Bush, Blair y José María Aznar. Las verdaderas armas de destrucción masiva resultaron ser las palabras que inventaron su existencia. Mataron a miles”.

Lo hizo el entonces presidente Aznar. “Todos sabemos, señorías, que Sadam Hussein tiene armas de destrucción masiva”, afirmó el 5 de febrero de 2003. Y añadió: “Existen vínculos con grupos terroristas como Abu Nidal, la organización de Muyahidin Khalg, el grupo Ansar-el-Islam o la facción de Abú Abbas, y es sabido con qué generosidad recompensa a los terroristas suicidas de Hamas. Como ha dicho un gobernante europeo, sólo es cuestión de tiempo que las armas de destrucción masiva lleguen a manos de grupos terroristas“. Esto dijo Aznar en sede parlamentaria, en un hecho de inusitada gravedad.

Soria

Como expresé en un artículo publicado en 2007, su grado de hipocresía sólo ha sido superado con creces, en mi opinión, por el hoy ministro de Industria, Turismo y Comercio del Gobierno de España, José Manuel Soria, activista a favor de la guerra, que insultaba, un día sí y otro también, a quienes nos oponíamos a la misma, convirtiéndonos en sospechosos de apoyo a los terroristas más viles, de enemigos de la civilización occidental, de amigos del sátrapa iraquí, a quien, por cierto, alimentaron Estados Unidos y sus aliados cuando les vino bien para enfrentarse a Irán.

Pocas veces he sentido tantas náuseas ante una noticia como cuando Soria, siendo presidente del Cabildo Insular de Gran Canaria, recibió en su sede, en mayo de 2004, a Alí Ismael Abbas (que perdió los dos brazos, así como a sus padres en un bombardeo aliado sobre Bagdad) y Ahmed Ansa (que sufrió la pérdida de un brazo y una pierna en una ataque aéreo), niños iraquíes gravemente mutilados por la guerra, para agasajarles y obsequiarles.

Los que aplaudían las bombas y justificaban la invasión de Irak y la masacre, acariciaban con las mismas aplaudidoras manos, y sin el menor rubor, sin la menor aparante incomodidad, a algunas de las víctimas más conocidas de la guerra que ellos apoyaron. Hace falta tener un estómago y, sobre todo, una conciencia muy especial, para realizar semejantes gestos después de contribuir, con el apoyo de su partido y de su Gobierno, a escribir una de las más sangrientas y vergonzosas páginas de la historia de la Humanidad.

——–-Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Leon Gieco: ‘Sólo le pido a Dios’. Que la guerra y sus víctimas nunca nos sean indiferentes.

http://www.youtube.com/watch?v=Ek4qqkJ9950

EL PSC-PSOE contra la reforma electoral

El argumento ya se lo había escuchado al PP: “no está entre las preocupaciones de la gente”, refiriéndose a que no suscita el mismo interés que la crisis económica, el desempleo y la pobreza. Bueno estuviera, basta ver cualquier encuesta. Pero no me dirán que los ciudadanos y ciudadanas se pasan el día debatiendo sobre los contenidos del Régimen Económico y Fiscal (REF), la reforma de las administraciones o el modelo turístico. Venga ya. Y esos asuntos sí merecen decisiones parlamentarias; la reforma electoral, no.

Y como, según ellos, populares y ahora también socialistas, no está entre las preocupaciones de la gente el alcanzar una mayor y mejor democracia (asunto cuanto menos dudoso, se encuentra entre las reivindicaciones de movimientos sociales, una parte de partidos y sindicatos, así como de variopinta gente preocupada por la política y por los riesgos que corre la democracia), deciden más o menos solemnemente no abordar la reforma del sistema electoral canario, el más injusto de España y uno de los más irracionales del mundo.

Señalé en un artículo anterior de LA TIRADERA las consecuencias en la representatividad del voto ciudadano de nuestro actual sistema electoral, y recordaba que, por ejemplo,  en las elecciones autonómicas de 2007 miles de votos habían pasado de la urna a la papelera. Algo más de 150.000 en el conjunto de Canarias, un 16,3%. Pero también el 36% de los sufragios emitidos en Lanzarote o el 23% de los de Gran Canaria. En 2011 se redujo por las alianzas entre distintas fuerzas, que hoy ocupan escaños en el grupo mixto. Pero el sistema electoral canario sigue siendo igual de perverso.

Barreras

Recordaba, asimismo, que los sistemas democráticos en las comunidades autónomas o en los países de la Unión Europea se mueven en unas cláusulas de acceso entre el 3% y el 5%. En Canarias es del 5% para los cabildos y ayuntamientos, mientras que para el Congreso de los Diputados el porcentaje baja hasta el 3%.

Sin embargo, el Parlamento de Canarias tiene en su restrictiva ley electoral una escandalosa barrera del 30% insular, que es la circunscripción en el caso de la cámara canaria, y del 6% archipielágico. Solo Turquía, para evitar la entrada de los kurdos, tiene barreras parecidas.

Desgraciadamente, el arbitrario sistema electoral canario no pudo ser modificado la pasada legislatura, rechazando CC y PP en el Parlamento la propuesta de bajar los topes al 5% insular, presentada por el entonces diputado socialista Santiago Pérez hace más de tres años. Pero ahora son los propios socialistas los que se niegan a defender la medida. Debe ser la diferencia entre estar en la oposición y gobernar.

Asistí el otro día como invitado a una charla de Odón Elorza en Las Palmas de Gran Canaria. En la que el ex alcalde de Donosti y hoy diputado planteó, con acierto, algunos de los problemas de la democracia y la necesidad de abordar reformas, entre ellas las de las leyes electorales, para profundizar en una mayor participación ciudadana, una mayor transparencia y una mayor legitimidad de la política.

Discurso y práctica

Parece que su discurso transformador tiene poco que ver con la práctica de una parte del PSOE, al menos en lo que se refiere a los socialistas canarios. No es un tema menor. Hablamos de democracia y lo hacemos en tiempos en que esta se encuentra fuertemente cuestionada, tanto las instituciones como la política y los políticos.

Y la superación del actual estado de cosas precisa de más y mejor democracia. Nunca admitiendo una legislación restrictiva y profundamente antidemocrática como la canaria. El PSC-PSOE con su rechazo a la reforma electoral ha actuado aparentemente de forma floiraniana: se ha pegado un tiro en su propio pie. Pero el daño, además de a su propia credibilidad, se lo hacen, una vez más, a la ciudadanía y a los valores democráticos.

————-Puede seguime también en Twitter: @EnriqueBeth

Javier Krahe: ‘Ay democracia’

http://www.youtube.com/watch?v=Ef8656luoJM

8-M, avances y retrocesos en igualdad

Es una simple casualidad. O no. Este marzo en que habitualmente se celebran jornadas de todo tipo en conmemoración del 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer coincide con dos acontecimientos muy relevantes. Las tareas previas al cónclave que procederá a la elección del nuevo Papa, tras la con toda seguridad acertada dimisión (la hizo cuando todavía era infalible) de Benedicto XVI y el fallecimiento de Hugo Chávez, presidente de Venezuela y referente de la izquierda latinoamericana.

Lo del cónclave tiene muchas incógnitas, aunque algunos ya apuntan a un Obispo de Roma europeo y blanco. Lo que no cabe duda es que no se llamará María I, Juana IV o Paula IX. La Iglesia Católica, una institución con 2.000 años de historia, todavía no ha tenido tiempo de reflexionar sobre la imprescindible igualdad de las mujeres, que no solo no pueden aspirar a ocupar el máximo liderazgo, sino tampoco los niveles intermedios ni la propia base sacerdotal. Resulta incomprensible que en pleno siglo XXI se acepte como normal que una institución desprecie de tal manera a las mujeres y que tenga en su ADN la misoginia; también la homofobia y el profundo rechazo al sexo, cierto.

Como bien señalaba el obispo Casaldáliga, la mujer sigue siendo fuertemente marginada en la Iglesia: en la liturgia, en los ministerios, en la estructura eclesiástica. En la misma línea, en una entrevista publicada el pasado mes de octubre el teólogo Jesús Javier Tamayo señalaba que  le parecía escandalosa la situación de la mujer en la institución. Asegurando que “la Iglesia no solamente no se ha movido en dirección a la igualdad, sino que está dando pasos cada vez más rápidos hacia la desigualdad. Las mujeres son en la Iglesia la mayoría, y curiosamente una mayoría silenciosa y silenciada. Son las que se llevan la peor parte. No son considerados sujetos morales, ni religiosos, ni visibles, ni sacramentales, ni eclesiales, ni teológicos. Son marginadas en todos los sentidos. La marginación de la mujer es la gran blasfemia del Cristianismo”.

Inmovilismo

Mientras la Iglesia persiste en su inmovilismo trasnochado, las sociedades avanzan. Conocemos los cambios que se han producido en sociedades como la española en el plano de la igualdad. La creciente presencia de las mujeres en todos los ámbitos –educativos, laborales, empresariales, políticos…-, aunque también el retroceso que supone la crisis económica y la liquidación de leyes como la de la dependencia.

Pero también en América Latina se plantean transformaciones relevantes. En este sentido es de enorme interés un artículo sobre Chávez y el feminismo, http://bit.ly/ZsX253, publicado estos días por Natalia Rosetti, profesora asociada de Ciencias Políticas de la UAB, en el que recuerda que la Constitución bolivariana de 1999, en su artículo 88, establece que el Estado reconocerá el trabajo del hogar como actividad económica que crea valor agregado y produce riqueza y bienestar social“. “Por primera vez”, destaca Rosetti, “se reconocía el trabajo invisible e imprescindible de las mujeres y se les otorgaba el derecho a tener seguridad social y un salario mínimo”.

Queda mucho por hacer para que se reconozca realmente ese trabajo que realizan las mujeres y, sobre todo, para que los hombres seamos corresponsables de las tareas domésticas y del cuidado de los hijos. Aunque haya habido avances, sin duda.

Violencia

Como queda mucho trabajo pendiente para superar la lacra de la violencia contra las mujeres. Un asunto que hasta hace unas décadas quedaba enmascarado en los denominados crímenes pasionales y en el silencio de tantas mujeres agredidas. Un asunto que se consideraba “privado”  y que no formaba parte de la agenda política. Y que sacaron a la luz las mujeres feministas.

Los datos son terribles. Las organizaciones internacionales señalan que la violencia de género mata en el mundo a más mujeres que el cáncer, la malaria, los accidentes de tráfico y las guerras juntas. Más de 600 mujeres han muerto por violencia de género en España en la última década. El Consejo de Europa asegura que es la principal causa de muerte y discapacidad de mujeres entre 16 y 44 años. Amnistía Internacional estima que en todo el territorio español más de dos millones de mujeres ha sufrido maltrato alguna vez en su vida.

Y mientras esto ocurre, mientras se sigue atentando contra la dignidad, la salud, la libertad y la vida de miles de mujeres, un diputado cantoso y su jefa cómplice, trivializan de modo irresponsable con datos falsos sobre el maltrato a las mujeres. Pero con reales, muy reales y nada inocentes, intenciones ideológicas cargadas de un profundo machismo.

——–Puedes seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Amparo Ochoa: ‘Mujer’

http://www.youtube.com/watch?v=57neSrYUJpw

El PSOE, en su laberinto

La encuesta de Metroscopia para EL PAÍS, publicada este domingo 3 de marzo, muestra un panorama electoral bastante similar al anterior de febrero. Aunque con algunos detalles de interés, entre ellos la leve recuperación del PP, un nuevo y ligero retroceso del PSOE, el mantenimiento de IU y la bajada de UPyD. Siempre advirtiendo del hecho relevante de que no hay en la agenda cercana un proceso electoral (salvo las europeas del próximo año).

IU prácticamente se mantiene estable en relación a febrero, sube una décima, del 15,3% al 15,4%; mientras que UPyD sufre un serio revés: si los de Rosa Díez tenían en febrero una intención de voto del 13,6%, ahora ésta baja hasta el 10%; lo que supone una pérdida del 26,5% de posibles votantes. En ambos casos habrá que esperar a ver si se consolidan o no sus posiciones.

Los dos grandes partidos suman el 47,4%, al igual que en febrero, lo que confirma el retroceso del bipartidismo. Y las cuatro grandes formaciones estatales suponen el 72,8% de los sufragios, 3,5 puntos menos que en el mes anterior, lo que apunta a datos positivos para buena parte de las formaciones nacionalistas, tal y como otras encuestas han señalado para ERC, ANOVA, Compromís o los nacionalistas canarios, así como para la ecologista EQUO.

Escándalos

El PP respira, pese a los escándalos del último mes y gana cuatro décimas. Las mismas que retrocede el PSOE que no aprovechó el Debate del Estado de la Nación, pese al duro panorama de desempleo, crecimiento de la pobreza y retroceso en los servicios públicos, así como al culebrón sobre la presunta financiación irregular de los conservadores, los pagos en sobre y las relaciones laborales de Bárcenas.

Los secretos, mentiras y cintas de vídeo de la dirección del PP en torno al extesorero y sus andanzas, elevadas a la cantinflada en la explicación de Cospedal sobre el finiquito simulado y diferido, no parecen haber hecho mella en el electorado popular; y, tampoco, haber logrado romper la apatía y el desinfle socialista, cuyo líder empeora mes a mes en la valoración ciudadana.

Con estos datos las posibilidades de un cambio en la política española parecen lejanas. El PP seguiría siendo el más votado y fruto del sistema electoral sacaría suficiente ventaja a su competidor socialista, en caso de elecciones, para gobernar en solitario o con el apoyo de UPyD y fuerzas regionalistas conservadoras.

El PSOE, por su parte, parece sumido en una profunda depresión. Continúa perdiendo fuelle electoral y su líder, Alfredo Pérez Rubalcaba, no despierta el menor entusiasmo ni entre sus votantes. Junto a la falta de liderazgo, juega en su contra la falta de definición sobre un programa alternativo y creíble que ofrezca una salida progresista de la actual crisis y no la actual conservadora.

Estos días hemos tenido un ejemplo en Canarias del desnorte que padece el partido socialista. Tras darse a conocer los datos de déficit del 2012, año en el que nuestra Comunidad se situó 27 décimas por debajo del límite establecido por el Estado (1,23% frente al 1,5% máximo), dirigentes del PSOE valoraron positivamente el dato, vendiéndolo como un éxito de la buena gestión del Gobierno.

Más desempleo

Se les olvidó precisar que se trata de un triunfo, en primer lugar del todo innecesario, pues, de haber llegado al 1,5%,  podían haber dedicado más de 100 millones de euros a urgentes necesidades de los ciudadanos, desde afrontar las listas de espera al plan de la pobreza, en una Comunidad con el 33,6% de desempleo. Y, además, un triunfo que, como señalé el viernes en El Espejo Canario, nada más conocer los datos, está cimentado sobre la eliminación de médicos, enfermeras y docentes, es decir, sobre más desempleo y peores servicios públicos, así como la falta de atención a prioridades como la pobreza de un tercio de la población canaria.

Así, emulando las valoraciones que hacen los conservadores, apuntándose también al dogma de la deuda y el déficit (el que sacralizó Zapatero con la reforma del artículo 135 de la Constitución), el PSOE se enreda en un laberinto de muy difícil salida, en el que la falta de discurso diferenciado y, asimismo, de práctica consecuente de izquierdas le puede llevar a un nuevo desastre electoral.

————–Puedes seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

José Antonio Labordeta: ‘Canto a la Libertad’

http://www.youtube.com/watch?v=i15eFc_BCu4