21-O y 25-N, las derechas no ceden

Las encuestas electorales del CIS, al igual que las realizadas por distintos institutos demoscópicos, no van a misa. Máxime cuando, como sucede en las publicadas con relación a los próximos comicios en el País Vasco y en Galicia, aparece un nivel de personas que piensan votar pero que todavía no han decidido su voto por encima del 35%, es decir, un tercio de los que piensan acudir a las urnas. Pero, con todas las precauciones, apuntan tendencias y muestran una fotografía de la realidad que solo se modificará ligeramente a lo largo de las respectivas campañas electorales. Pero eso lo sabremos, finalmente, en la noche del 21-O.

En cualquier caso, y en eso coinciden todas las encuestas publicadas, en Euskadi y Galicia el partido que ganará las elecciones es de corte conservador, sin pretender comparar al PP con el PNV, más moderado, en mi opinión, y menos agresivo contra las políticas sociales y el Estado de Bienestar. Por cierto, en Cataluña, cuyas elecciones serán el 25 de noviembre, también ganará de forma rotunda una fuerza de derechas, en eso coinciden todos los sondeos; un partido, Convergència i Unió (CiU), muy cercano en sus políticas a los conservadores españoles y que aplica medidas de recorte de lo público similares en su comunidad.

PSOE

La socialdemocracia, por su parte, resiste a duras penas en Galicia, aunque podría bajar uno o dos escaños, pero sufre un fuerte retroceso en el País Vasco y en Cataluña, por distintos factores que van desde los efectos del hundimiento del PSOE en el conjunto de España a circunstancias específicas de cada uno de los territorios. La entrada de Bildu, que no pudo concurrir a los anteriores comicios, le resta escaños a todas las formaciones vascas. Pero, además, les afecta el debate sobre los derechos nacionales y la posibilidad de avanzar hacia un estado propio, algo especialmente relevante en Cataluña donde el PSC-PSOE parece quedar con el pie cambiado en medio de la ofensiva independentista de CiU.

El nacionalismo de izquierdas, con las dificultades que conlleva toda etiqueta, avanza sustancialmente en el País Vasco por la irrupción de la legalizada EH-Bildu, así como en Cataluña, y se mantiene e incluso podría mejorar sus resultados en Galicia, a pesar de la escisión de Beiras y su alianza con IU, bautizada muy prematuramente como la Syriza galega.

¿Y la izquierda de la izquierda? Pues avances muy pequeños, que le permitirían entrar en el Parlamento gallego, incrementar la presencia en el vasco pero a niveles similares a los que tuvo en sus mejores momentos la EB de Madrazo y mejorar levemente en el catalán. Respecto a las incluidas en el estudio del CIS, vascas y gallegas, la izquierda de la izquierda se sitúa en porcentajes de apoyo cercanos al 5%.

Populismos

Los populismos más extremos, los que representan Mario Conde y Rosa Díez, parece, según el CIS, que no tendrán oportunidad de alcanzar representación parlamentaria en los comicios del 21-O. Para los magenta supondría perder lo alcanzado en Euskadi hace tres años y un frenazo en su crecimiento, tras el buen resultado de Asturias y el batacazo de Andalucía.

En definitiva parece que los que se han mostrado como entusiastas impulsores de los grandes recortes y sufrimientos para amplias capas de la población, PP y CiU, son los preferidos de los ciudadanos para continuar al frente de la Xunta y de la Generalitat, aunque falte por vislumbrar si alcanzan o no la mayoría absoluta. Y si, solos o con pactos, gobiernan o no.

Como se puede observar, guste más o menos, hay una parte importante de la ciudadanía que no rechaza las políticas económicas vigentes o que, pese a no compartirlas, no tiene problemas en ratificar a los partidos que las impulsan; y la que se opone a las mismas conforma un abanico plural que va desde un PSOE que sigue sin levantar cabeza a organizaciones nacionalistas y progresistas de diversa índole.

Repasando los datos que, me temo, podrían ser más favorables a las tesis conservadoras en buena parte del resto de España, hay que interpretar ese 77% de apoyo a los motivos de la protesta del 25-S que refleja la encuesta de Metroscopia para El País como expresión del desafecto ciudadano hacia la política, un desafecto que une a gentes de distintas posiciones ideológicas y políticas y que no necesariamente supone propuestas de cambio progresistas o revolucionarias.

Modelo

Una cosa es que haya mucha gente crítica contra la ‘decadente’ política, como decía Pedraz, y los políticos, así como contra las instituciones, y otra bien distinta es que apunten en la misma dirección, que aspiren a un modelo similar de organización de la democracia y del propio Estado (más o menos centralista, representativo o asambleario, republicano o monárquico, con o sin incremento del autoritarismo, con mayor o menor peso de lo público, etcétera).

Además, el mundo no se cambia solo desde una plaza o una manifestación, por sostenida que sea; ni, desde luego, las realidades políticas se modifican a corto plazo por mágicas o atrevidas acciones. Sin organización en todos los ámbitos -social, sindical, partidario…-, sin propuestas unitarias, sin un proyecto claro que aúne voluntades mayoritarias, no solo de vanguardias informadas, voluntariosas y conscientes, tenemos derecha para rato. Como confirmarán, salvo estratosférica sorpresa, los próximos comicios en las denominadas comunidades históricas.

——————Puedes seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Algunos detalles de las encuestas del CIS

Respecto al sentimiento autonomista, en Galicia hay un 20,9% de encuestados que apostaría por un estado centralizado sin autonomías y un 10,5% por autonomías con menos peso y competencias; en Euskadi sucede justo lo contrario: solo un 7,7% apoya un retroceso autonómico, mientras que un 24,6% reclama más nivel de autonomía y un 28% la posibilidad de independizarse.

En Euskadi, un 78,6% piensa ir a votar. De los que un 61,2 tiene decidido cuál será su opción en las urnas. Entre los dudosos, el mayor porcentaje se da entre los que están pensándoselo entre PNV y EH-Bildu (13,2%) y PNV o PSE (13%), a gran distancia de PSE/IU Esker Anitza (2,8%) y Bildu/IU Esker Anitza (2,8%).

El 59,5% de los encuestados cree que va a ganar el PNV. Y un 72,7% es favorable a  un cambio de gobierno en Euskadi. En caso de que no hubiera mayorías absolutas, como así indican los sondeos, el electorado prefiere un Ejecutivo PNV-Bildu (29,2%) o PNV-PSE (22,8%).

Por su parte, en Galicia el 37% que dice que va a votar pero no ha decidido a quién, duda fundamentalmente entre PP y PSG-PSOE (16,2%) y entre PSG y BNG (13,1%). El 59,8% de la muestra cree que va a ganar el PP y un 49%, 23 puntos menos que en el caso vasco, considera que sería deseable un cambio de Gobierno en Galicia. Casi la mitad de los encuestados (46,5%) rechaza un pacto PSG-BNG en caso de que no hubiera mayoría absoluta del PP y solo un 28,8% aplaude la reedición del pacto entre socialistas y nacionalistas que gobernó entre 2005 y 2009, con Emilio Pérez Touriño al frente de la Xunta.

¿Se considera nacionalista?

—————–Sí———–No

País Vasco    43,1%       50,5%

Galicia          22,8%       73,9%

…………………………

Y de musical regalo: Daniel Viglietti: ‘Construcción’, un tema de Chico Buarque.

http://www.youtube.com/watch?v=_pLBTL6_Q5o&feature=related

Anuncios

5 pensamientos en “21-O y 25-N, las derechas no ceden

  1. Lo de Euskadi, más o menos, lo entiendo. Lo de Galicia no lo entiendo. Si vuelve a sacar mayoría absoluta Feijoo es que estamos en un país desquiciado. No es que los demás nos vayan a solucionar mucho, pero por lo menos intentan respetar el derecho a la educación y a la sanidad sin desmantelar estos servicios sociales a base de privatizaciones.

    Si con las políticas que están aplicando y que están destrozando a la clase media (y no digamos a los trabajadores a los que están sometiendo a semiesclavitud), siguen obteniendo ,aunque una de las causas sea un sistema injusto y desproporcionado de elección, mayoría absoluta, es que mucha gente merece lo que le está pasando. Y un aviso ( me encantaría pedir disculpas si me equivoco): en cuanto tengan esa mayoría en Galicia, se pedirá el rescate que nos obligará a mil sacrificios más y se tocarán las pensiones no revalorizándolas. España va dando miedo y si fuese joven, buscaría otro lugar donde asentarme y les dejaría esto a los corruptos y sus huestes (así sería imposible que continuasen con sus arbitrariedades e inusticias, porque no habría tajada para todos, la tajada la obtienen de los que trabajamos,.De todas formas, tampoco me fío del CIS, así que veremos.

    Enrique finaliza diciendo..” Además, el mundo no se cambia solo desde una plaza o una manifestación, por sostenida que sea; ni, desde luego, las realidades políticas se modifican a corto plazo por mágicas o atrevidas acciones. Sin organización en todos los ámbitos -social, sindical, partidario…-, sin propuestas unitarias, sin un proyecto claro que aúne voluntades mayoritarias, no solo de vanguardias informadas, voluntariosas y conscientes, tenemos derecha para rato sic….Efectivamente “el mundo no se cambia “SOLO” ..desde una plaza, pero creo que hay que estar luchando ,protestando etc, en la plaza, en los colegios, en los hospitales,,,, Peor es quedarse en casa, viendo pasar el tren, bueno la guagua….

  2. Se podran hacer todos los analisis sociologicos posibles pero creo que esto pasa por el estado psicologico del individuo y frente a este el poder de seducción de la Derecha Liberal versus neo, es mas atractivo que la social democrata, algo perdida por esos mundos de Diossss.

  3. Este comentario me lo remite Seve Zubiri; y lo reproduzo en su integridad:

    Las encuestas encuestas son y luego hay que ver los resultados definitivos.

    A lo que sí asistimos en los diversos comicios es a mezclar reivindicaciones a las que no se les termina de dar salida, salida que bien pudiera ser por acuerdo, como es el caso del reconocimiento de un estado plurinacional, lo que iría despejando más de una incógnita, algo que los dos partidos mayoritarios en el estado nunca han estado por ello, ni por alguna otra fórmula, porque si lo hubiesen estado hubiesen hecho algún esfuerzo al respecto, pero no ha asomado nada parecido desde la transición hasta los días actuales, lo que termina por deslegitimar las posiciones más que forzadas que asoman cuando parece que la reivindicación asoma, la mejor prueba es el portazo en el congreso a la posibilidad de la celebración de una consulta o a transferir el derecho de hacerla a la Generalitat.

    Porque queramos o no, más en unas nacionalidades que en otras, la reivindicación por una entidad propia está presente y llevamos estos últimos 30 años sin resolver, ni siquiera hacer un esfuerzo mínimo por ello, salvo algún intento como el que llevó a efecto el País Vasco de la mano del Lehendakari J. J. Ibarretxe, al que se le dio un portazo sin siquiera dar una opción a una discusión o negociación y ahora estamos con la reivindicación de Catalunya que aspira a su reconocimiento como entidad propia.

    Estas reivindicaciones se mezclan en casi todos los momentos con reivindicaciones sociales, más en unos casos que en otros y al final tenemos un cruce de posicionamientos políticos que se mezclan a favor de las reivindicaciones por el reconocimiento nacional y en otros casos por las reivindicaciones sociales, no coincidiendo los actores en ambos casos, llegado el caso hasta el enfrentamiento en más de una ocasión, porque los unos manifiestan que unas reivindicaciones van en contra de las otras, entendiendo las primeras como las del reconocimiento de una entidad plurinacional, y las segundas como las sociales.

    A esto hay que unirle las políticas que han desarrollado los partidos llamados de izquierdas, como lo desarrollado en el gobierno de Rodríguez Zapatero, que si de algo podemos catalogarlo es por la nula coherencia de ubicación de lo que se quiere representar, si es siquiera verdad ello, con la política aplicada, ya que ni fue capaz de cortar la burbuja del ladrillo y estuvo en su mano, lo mismo que intentar hacer frente a la crisis con medidas y reconocimiento de que la propia crisis estaba presente, algo reconocido con retraso y que trajo todavía más complejidad a la situación, o las medidas, como el Plan E, que aparte de que supuso echar por la borda parte importante del PIB el propio Tribunal de cuentas lo ha refutado. Y si a todo esto le unimos los rumbos tomados por el PSOE una vez desalojados del gobierno, más por la defección de votantes propios por las políticas llevadas en las dos últimas legislaturas, que por los aumentos significativos del PP de votos, dice mucho de la poca credibilidad que suscitan en la ciudadanía, incluso su no renovación de estructuras y caras acordado en su último congreso de Sevilla.

    Esta mezcla de situaciones lleva a que la ciudadanía se aferre a posibilidades que cree que le pueden dar algo de luz en esta situación, que ya va siendo dramática para más de 5 millones de parados, la reforma laboral en vigor, la inseguridad en el trabajo, los salarios raquíticos, el juego con los pensionistas, a los que un día les manifiestan que se les va a reconocer los derechos que según ley les corresponden y al día siguiente no se sabe muy bien qué. Todo ello al albur de las elecciones, no sea que se pierdan algunos votos.

    En definitiva, al margen de lo que se conforme en las elecciones que se celebran este 21O y el 25N, lo cierto es que se aclararían más de uno de los temas que se abordan en las respectivas elecciones, si se comenzara por reconocer los derechos nacionales y se caminara por un reconocimiento plurinacional, ya que las propias reivindicaciones sociales tendrían su ámbito más clarificado, pues si algo que hoy es punto de fricción, en un futuro cercano no sería en ningún caso impedimento para a cada cual significarlo por lo que corresponde y se reivindica y, no como en la actualidad, que más de uno se escabulle nadando en los vasos comunicantes de las reivindicaciones sociales y nacionales.

    Como colofón, no hay cambio posible si no hay organización y posicionamiento político por parte de la ciudadanía y ésta, salvo contados casos que hemos visto estos últimos días se encuentra en una situación en muchos casos, como si la cosa no fuera con ella, resultado ganador de tanto medio de persuasión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s