‘Avatar’ y la Sanidad USA

Hace unos días, Jon Landau, productor de la película “Avatar”, anunció el retraso del estreno de la segunda parte del filme, pronosticando que será en 2016 y no en 2013, como se preveía inicialmente. Aprovechando la vuelta de ‘Avatar’ a los medios de comunicación, recupero este artículo que nunca, por distintas razones, llegué a publicar.

‘Avatar’ y la Sanidad USA

Resultan llamativas las distintas maneras en que fue recibida la película de James Cameron ‘Avatar’, el mayor éxito de taquilla en la historia del cine. Al margen de las consideraciones críticas de los amantes y expertos cinéfilos, sobre su condición revolucionaria o no en el lenguaje cinematográfico y en las incorporaciones tecnológicas, lo novedoso o reiterado de su guión, el carácter más o menos estereotipado de sus personajes, el filme ha merecido también observaciones desde ópticas religiosas e, incluso, políticas. Y hasta de colectivos anti-tabaco, entre ellos el Centro para la Investigación y Educación sobre el Tabaco de la Universidad de California, que ha expresado su profundo malestar por las continuas caladas del personaje representado por Sigourney Weaver, ciertamente una auténtica fumadora compulsiva, que considera una clara incitación al poco saludable vicio de fumar.

Pero vayamos a las referencias filosófico-ideológico-políticas. Por un lado, destaca la intervención de los medios de comunicación de El Vaticano, caso de ‘L’Osservatore Romano’, desde donde se asegura que la película es “una superficial parábola anti imperialista y antimilitarista que no tiene verdaderas emociones, emociones humanas”. Por su parte, la radio oficial de la Santa Sede, Radio Vaticano, ha sido mucho más contundente, al afirmar que se trata de “un guiño hacia las pseudo-doctrinas que han hecho de la ecología la religión del milenio”.

En la polémica ha participado también la organización ‘Comunistas de San Petersburgo’ que, educados en el materialismo dialéctico, obviamente no entra en debates místicos, sino que se limita a exigir a la Fiscalía rusa que dicte una orden internacional de captura contra el cineasta canadiense, al que acusan de haber robado ideas presentes en las novelas de ciencia ficción soviética (como el propio nombre del planeta, Pandora, que efectivamente ya figura en la literatura de ficción de la desaparecida Unión Soviética) para su nueva película. Que ande con cuidado Cameron y no se le ocurra acercarse a las tierras de Putin, que puede terminar purgando sus pecados, su presunto plagio o excesiva inspiración en textos de otros, en la muy fría Siberia.

Más allá de reflexiones religiosas o políticas, realizadas con mayor o menor voluntad y acierto, ‘Avatar’ constituye un espectáculo cinematográfico, entretenido y con imágenes de enorme belleza. Para la crítica donostiarra Sabiñe Zurutuza, “los escenarios, aunque tal vez demasiado coloristas, son de una belleza embriagadora, los Na’vi gozan de una expresividad orgánica jamás vista antes en personajes recreados por ordenador, las escenas de acción son adrenalínicas e impresionantes, las batallas épicas, el sonido extraordinario, la banda sonora muy adecuada y el ritmo narrativo casi perfecto”.

Coincido con ella, asimismo, en que la historia que se nos narra es, en cambio, mucho menos original, con personajes claramente estereotipados y de más que previsible evolución, lo que ha llevado a inevitables comparaciones con ‘Bailando con Lobos’ o ‘Pocahontas’. El guión se centra en convertir a los indígenas azules en émulos de los nativos norteamericanos (o los vietnamitas, iraquíes, africanos, cualquier etnia o nación oprimida por el primer mundo…) y al ser humano “en el representante brutal de la ambición desmedida. Críticas al militarismo, el imperialismo e incluso el capitalismo son evidentes, así como odas a la ecología, la paz y la conexión interior entre todos los seres”, concluye Zurutuza.

Por mi parte, dos anotaciones sobre tan rentable y singular película. La primera, circunstancia que lamento profundamente, es que en ella se profetiza el más que seguro fracaso de la reforma sanitaria impulsada por el presidente Obama en el verdadero imperio militar, económico y mediático del Planeta; y en el que, vistas las reacciones a su reforma, también parece tener mucho peso la insolidaridad y el egoísmo social, que se reproducirán en el siglo XXII.

Porque resulta escasamente presentable que en un futuro, nada más y nada menos que dentro de un siglo y medio, en el año 2154, las sillas de ruedas –como la del héroe de ‘Avatar’- sigan siendo accionadas a mano, cuando ya hoy las hay que funcionan con motores eléctricos, evitando penosos esfuerzos a las personas discapacitadas; y, además, como segundo argumento a favor del pesimista pronóstico sobre la viabilidad de la nueva sanidad estadounidense, se nos muestra como el protagonista permanece limitado en su movilidad porque, se dice claramente en el filme, no tiene recursos económicos para pagarse la correspondiente operación. La sanidad de Estados Unidos, por lo que aventura ‘Avatar’, seguirá estando vetada, dentro de un siglo y medio, a los que carecen de perras para sufragarla.

La segunda, no menos curiosa, es un detalle que no pasa inadvertido del curriculum guerrero del soldado convertido en héroe de ‘Avatar’, el ex-marine Jake Sully, a quien da vida el actor australiano Sam Worthington. Me refiero a cuando se señala como una de sus virtudes militares su larga experiencia en las “selvas de Venezuela”, que supongo no sería como turista poco convencional, como sesudo investigador científico de sus enormes riquezas naturales o cual Barragán descatalogando especies. Quiero pensar y, sobre todo, desear que no se trate de una poco subliminal alusión a una futura intervención yanqui en aquel país suramericano, vistas las malas relaciones con su actual gobierno, lo que resultaría intolerable. Y, esta vez sí, estaríamos ante una actitud claramente militarista e imperialista, muy propia de los gobiernos USA, republicanos o demócratas, que no sé si denunciarán abiertamente Benedicto XVI y El Vaticano.

————————————————————————-

Creedence Clearwater Revival, la gran banda que liderara John Fogerty:  ‘Have you ever seen the rain’

http://www.youtube.com/watch?v=TS9_ipu9GKw

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s