Jóvenes y abstención

Una reciente encuesta de Celeste-Tel Investigación Sociológica, junto a la prospección electoral ofrece, sobre todo, datos interesantes respecto a la participación electoral si hoy se llevaran a cabo unos comicios generales y, asimismo, en torno al voto de los jóvenes, en este último caso con una elevada presencia de intenciones abstencionistas.

En el plano de la intención de voto, el sondeo ratifica el desplome del PP (casi 13 puntos de retroceso respecto al 20-N), aunque sigue manteniendo suficiente distancia con el PSOE, partido este último que vive una leve recuperación (0,6); mientras, como en otros sondeos crecen IU (que pasa del 7% al 12%) e UPyD (que aumenta del 4,8% al 8,2%), duplicando ambos sus actuales escaños, así como distintas formaciones nacionalistas, de manera significativa en el caso de ERC, Compromís y los nacionalistas canarios.

Son, como ven, datos similares a los que arrojan otros estudios de otras empresas demoscópicas. Pero, en mi opinión, como decía, la encuesta apunta algunos datos par la reflexión en torno a la posible afluencia a las urnas y sobre cómo se comportaría el voto de la gente joven. Siempre con la obligada prudencia a la que obliga el hecho de encontrarnos lejos de una convocatoria electoral.

En primer lugar, el estudio -realizado a mitad de enero por Celeste-Tel Investigación Sociológica- refleja, según señalan sus autores, que “en el último trimestre de 2012 se constata un cambio en la tendencia alcista de la abstención; llevamos tres meses consecutivos con descensos en la abstención tras nueve meses de continuas subidas. Los ciudadanos vuelven poco a poco a confiar en la democracia representativa”.

Pese a ello, la participación en unas elecciones generales, de celebrarse hoy, seguiría siendo muy baja, en torno al 59%, es decir, diez puntos menos que en los comicios del 20 de noviembre de 2011, “que fue del 68,9%, muy similar a la del año 1979, con tan solo el 68,04%, la más baja de nuestra reciente historia democrática”.

Mucho me temo que esos optimistas augurios de Celeste-Tel, el freno de la abstención electoral en el último trimestre de 2012, se han ido completamente al traste. Los recientes escándalos, especialmente el ‘caso Bárcenas’, los 22 millones de euros del ex tesorero del PP en un paraíso fiscal, los 10 presuntamente legalizados en la amnistía fiscal del Gobierno de Rajoy y los también presuntos sobresueldos a dirigentes del PP, estoy convencido de que han dinamitado esa tendencia de una mayor intención de acudir a las urnas. Las chapuzas, de menor dimensión, de la Fundación Ideas, también ayudan.

Se equivocan los que, en esta u otras ocasiones, creen que los asuntos de corrupción, las malas prácticas en la política, dañan ‘solo’ al partido afectado directamente. El clima generado mancha a toda la política, desanima a la ciudadanía, estimula el desapego hacia la política y las urnas. Y, en última, instancia pone en riesgo al propio sistema democrático. Nadie gana, salvo los que desearían un país sin política ni políticos, un régimen autoritario, un caudillo por la gracia de dios o de los deificados mercados.

Juventud

Otro dato del estudio sociológico de Celeste-Tel, muy vinculado al anterior y no menos preocupante, es la orientación del voto joven. Según el sondeo, la opción primera para las personas menores de 30 años es la abstención, por la que se inclina el 48% de la muestra. A continuación, se sitúan en preferencias el voto al PSOE (12,6%), al PP (11,1%) y a IU (10,1%).

Una desafección con la política y las instituciones en la que, además de las repercusiones de los casos de corrupción y de la falta de transparencia, algo tendrá que ver un desempleo juvenil que supera el 55%, más de 930.000 jóvenes sin trabajo, según la última Encuesta de Población Activa (EPA), la del cuarto trimestre de 2012; y, asimismo, las provocaciones de unos dirigentes gubernamentales que invitan a los jóvenes a emigrar al tiempo que justifican su salida de España por su “espíritu aventurero”.

Como he señalado en otras ocasiones, para impedir que la democracia se derrumbe por completo y dé pasos hacia la asunción de propuestas totalitarias de las que España y Europa tienen terribles recuerdos no tan lejanos, se hace imprescindible la polí(É)tica.

Sí, resulta imprescindible poner en valor a la hoy muy denostada política. Impulsando los liderazgos democráticos, los programas transformadores, la gestión transparente y eficaz, y, sobre todo, la urgente toma de gubernamentales decisiones que beneficien a las personas, a la mayoría social, y no a minorías bancarias o bursátiles.

Los escándalos de estos días o los datos de la EPA que confirman el rotundo fracaso de las políicas del Gobierno y el grave daño que se está haciendo a un sector cada vez más amplio de la población, desempleado, empobrecido y humillado, van justo en sentido contrario.

———-Puede seguirme también en Twitter: @EnriqueBeth

Rubén Blades: ‘País portátil’. Un tema muy curioso, de mucho contenido.

http://www.youtube.com/watch?v=fc-sjiD6law

About these ads

5 pensamientos en “Jóvenes y abstención

  1. Pingback: Jóvenes y abstención | Lejos del tiempo

  2. Buenos días Interesante sondeo el que publicas. Me llama la atención el descenso de la abstención. Me parece terrible que sean necesarias políticas como las de este gobierno para que las personas, sobre todo los jóvenes, se movilicen. Esto da una idea, a mi entender, de la poca cultura democrática que tenemos.
    Por otra parte coincido contigo en la necesidad de la política, pero como bien dices, regenerada, limpia, sin macula.
    Enhorabuena. Saludos

  3. Pingback: Listas abiertas, corrupción y otras formas de gobernar | Amalababa

  4. Está en cuestión tanto la representación y participación política como para la financiación de las entidades colectivas que actúan en la vida política, social y económica; y también lo está la ejemplaridad de los comportamientos a promover. No puede seguir alentándose la sensación de impunidad. ¡A la cárcel! con toda persona responsable, por acción u omisión, de actos de corrupción.

    Tenemos en nuestras manos el reto de crear un modelo de democracia económica real para garantizar la equidad y sostenibilidad de la vida; con transparencia real, política y económica y también sistemas activos y eficaces de rendición de cuentas.

    Urge ya una llamada a la acción colectiva, a sumar mareas, al empoderamiento ciudadano, a la rebeldía feminista y a la transgresión, mucha, mucha.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s